Geografía

Inicio Asia, Biogeografía, China China: Vegetación

China: Vegetación

Publicado por Santiago

La variedad de climas y la complejidad del relieve hace de China un país con numerosas biocenosis, que van desde los desiertos más áridos a las selvas más frondosas, pasando por la alta montaña. No obstante, la naturaleza china, especialmente en las regiones más pobladas, está intensamente intervenida, y se encuentran las huellas de la mano del hombre por todas partes.

Commons Wikimedia: Paisaje Yunán (China)

La estepa se desarrolla en todo el sector noroeste y las alturas del Tíbet. En ocasiones se resuelve en grandes desiertos de arena como el de Takla Makán o el del Gobi. Son dos millones de kilómetros cuadrados que se extienden desde la meseta de Kunlun hasta los montes Altai, donde los únicos lugares arbolados son las márgenes de los ríos y lagos. En la estepa predominan las gramíneas y escasean los árboles, no obstante, en los lugares más favorables de las cadenas montañosas aparecen grandes bosques de coníferas. Así, el Tíbet se caracteriza por enormes extensiones con gramíneas y muy poca vegetación y profundos valles en los que se alojan bosque de coníferas y abedules. Por encima se encuentran los rododendros y más alta aún la pradera alpina. Los suelos son muy evolucionado, tierras negras o rojas en las que se asientan las gramíneas. Así, toda la mitad oeste del China se distingue por una vegetación escasa, xerófila y muy afectada por la altitud y la escasez de precipitaciones que llega al desierto profundo, con enclaves boscosos de coníferas. En esta biocenosis es típico el camello, con sus dos jorobas.

El bosque subtropical húmedo es el característico de la mitad este de China, especialmente en su cuadrante sur. Se trata de un bosque lujurioso con gran abundancia de especies, higrófilas, ya que carecen de estación seca y que soportan las bajas temperaturas invernales. Son comunes los robles, carpes, etc., y vegetación perennifolia de origen tropical como las laurifolias, magnolias, bambú, cerezos, té y demás. Predominan los suelos pardos, lixiviados y con humus mull o moder. En las pendientes existen suelos ránker y rendzina. En esta región destaca una especie endémica emblemática para China, como es el oso panda.

Hacia el norte de esta mitad este se desarrolla un bosque mixto de coníferas y frondosas, mezclado con enormes extensiones herbáceas hacia en interior. El suelo de loes predominante y la acción antrópica hace que el bosque se encuentre reducido a determinados enclaves.

En el extremo meridional se desarrolla un típico bosque tropical de tipo monzónico, gracias a precipitaciones que superan los 1.500 mm anuales. Se trata de un bosque de prennifolias denso, en el que abundan las lianas, los epifitos, las palmeras colgantes y los helechos. No obstante, esta vegetación natural ha sido reemplazada por acción antrópica, y las especies más comunes son las moreras, litchis, agrios, hevea, cacaotales, cafetales y especies maderables de cultivos alóctonos como los ecualiptos y los chopos.

La intensa intervención de las distintas sociedades chinas, desde tiempos muy antiguos, ha transformado gran parte del paisaje del país, hasta el punto de que lo más característico de la naturaleza china son, precisamente, estos espacios modificados.

Categorías: Asia, Biogeografía, China