Geografía

Inicio Geografía general Bosques de Europa

Bosques de Europa

Publicado por Pablo Guerrero

Europa posee una gran variedad de bosques, desde el tipo de bosque templado hasta el de bosque mediterráneo. A lo largo de la historia, el hombre ha utilizado los recursos provistos por los bosques, aunque en algunos casos, de manera indiscriminada.

Durante la Edad Media, los bosques europeos disminuyeron su extensión. Los pobladores cortaban los bosques para obtener leña para usos medicinales, calentar sus hogares, cocinar o construir sus casas.

El desarrollo de la ganadería y de la agricultura aceleraron las talas de los bosques, disminuyéndolos en tamaño. Actualmente quedan pocos bosques de la época de la Edad Media, solo se pueden encontrar algunos en Rusia y en los países nórdicos.

En la Edad media, las únicas fuentes de energía existentes eran la madera y el agua. La madera se utilizaba en el siglo XVI para:

– calefaccionar hogares,
– como fuente de energía en industrias y en forjas,
– para fabricar coches.

En la Edad Moderna, se utilizaban cantidades de madera para fabricar barcos de exploración, de comercio y para las batallas. Los imperios de Inglaterra, Francia, España, Holanda y Portugal necesitaban grandes cantidades de madera. España fabricaba barcos de madera para explorar nuevas tierras y para la construcción de la Armada Invencible; Inglaterra, para la creación de barcos de la HMS y de poblados; Francia, en cambio, carecía de madera suficiente para fabricar sus barcos.

Bosques artificiales:

Estos bosques de plantas exóticas que se adaptan al medio son plantados por el hombre con el fin de proteger y de producir. El Bosque de Laras, con aproximadamente 900000 hectáreas, es uno de los más grandes de Europa. Este bosque artificial se plantó en el siglo XIX y está compuesto, en su mayoría, por pinos de la variedad del Pinus radiata y del Pinus patula, mayormente utilizados para la construcción de casas y para el abastecimiento de materiales de las minas de carbón.

Tipos de árboles europeos

Se pueden clasificar como:

– frondosos: árboles que pierden las hojas en otoño, como el roble y la haya. El alcornoque y la encina mantienen las hojas durante todo el año;
– resinosos: son coníferas que producen resina y cuyas hojas son como agujas que caen después de dos o tres años, pero sin llegar a caer todas al mismo tiempo, como el abeto y el pino. También se los reconoce por su fruto, la piña.

Tipos de bosques en Europa

Bosque septentrional: se desarrolla en las zonas de climas fríos y las especies más comunes son el pino silvestre, la picea y el abeto.

Bosque templado: son los bosques que se encuentran en temperaturas medias anuales de cerca de los 15°C y con precipitaciones medias anuales de entre 500 y 1000 milímetros.

Bosque mediterráneo: es un tipo de bioma que se encuentra en zonas de clima mediterráneo, con inviernos templados, veranos secos, otoños y primaveras con lluvias abundantes, y reiterados incendios forestales a los que la vegetación se encuentra adaptada.

Bosque montañoso: los árboles se disponen en estratos debido a la influencia de la altitud.

Categorías: Geografía general