Geografía

Cordillera del Atlas

Publicado por Daniel Terrasa

El Atlas es una gran cordillera que se extiende por el norte de África en sentido suroeste-noreste a lo largo de tres estados: Marruecos, Argelia y Túnez, actuando como frontera natural entre las costas del Mediterráneo y el desierto del Sáhara.

Su longitud total es de más de 2.400 kilómetros y su pico más alto es el Toubkal (4.167 m), situado en Marruecos.

La cordillera del Atlas está formada en realidad por una serie de cadenas montañosas que a su vez conforman la columna vertebral geológica de los países del Magreb.

El origen geológico de estas montañas se debe a la colisión entre las placas euroasiática y africana hace unos 65 millones de años.

La etimología de la palabra «Atlas» proviene de la mitología griega. Atlas era un titán que fue condenado por los dioses a sujetar el firmamento eternamente. Las montañas serían las espaldas y los brazos de Atlas, transformados en piedra.

Divisiones del Atlas

Geográficamente la cordillera del Atlas se divide en tres grandes estructuras:

Atlas marroquí

Se extiende desde la ciudad de Agadir en la costa atlántica hasta la región del Rif, dividiéndose a su vez en tres grandes cordilleras:

  • Atlas medio, en el centro de Marruecos, justo al sur de las montañas del Rif.
  • Alto Atlas, la sección intermedia, donde se encuentran las mayores alturas, coronadas por el pico de Toubkal.
  • Anti-Atlas, la cordillera más meridional.

Atlas sahariano

También llamado «Atlas argelino». Se extiende por el interior desde la frontera marroquí hasta el oeste de Túnez. Su altura es inferior a la del Atlas marroquí y el Atlas telliano, siendo su pico más alto el Monte Aissa (2.236 m). Forma una gran meseta en la que destacan dos sistemas montañosos:

  • Montes Aurés.
  • Dorsal tunecina.

Atlas telliano

Corre paralelo a la costa mediterránea desde Argelia hasta Túnez. Es la cordillera más septentrional de África.

Clima del Atlas

Las montañas del Atlas son el lugar de encuentro entre dos tipos diferentes de masas de aire: las masas de aire polares frías y húmedas que vienen del norte y las masas de aire tropicales calientes y secas que se desplazan desde el sur.

Las precipitaciones son más abundantes en el Atlas telliano al norte que en el Atlas sahariano al sur. En la zona de Kroumirie, en Túnez, la precipitación anual es de unos 1.500 mm, mientras que en el Anti-Atlas esta cifra rara vez llega a los 20 mm. Normalmente, las laderas con una exposición al norte reciben más precipitaciones que aquellas con una exposición al sur.

A pesar de la proximidad del mar, los macizos costeros son fríos. En el Alto Atlas marroquí hay nieve durante la mitad del año.

Flora y fauna del Atlas

La erosión de los suelos en la región del Atlas se ve agravada por la escasez de vegetación que cubre el paisaje. Los bosques mediterráneos cubren apenas 100.000 kilómetros cuadrados de territorio. En las laderas hay pinos y encinas, mientras que en las zonas más altas abundan los cedros. El resto del paisaje está dominado por bosque bajo y arbustos. En las cumbres secas del Atlas sahariano la vegetación se reduce a enebros y robles distribuidos de forma irregular.

La vida animal en las montañas también se ha visto afectada en los últimso siglos por el retroceso de la vegetación. Entre las especies más destacadas cabe destacar a los chacales, los monos de Berbería y los jabalíes.

 

Categorías: Argelia, África, Geografía regional, Marruecos, Túnez