Geografía

Inicio África, Geografía regional, Marruecos Marruecos: relieve e hidrografía

Marruecos: relieve e hidrografía

Publicado por Daniel Terrasa

Más de dos tercios del territorio marroquí está ocupado por cordilleras y macizos montañosos, con algunos picos que superan la barrera de los 4.000 metros de altura.

El accidentado relieve de Marruecos es completamente diferente al de los otros países del Magreb, con cuatro grandes sistemas montañosos entre los que destaca, por su tamaño y extensión, la cordillera del Atlas.

Cordillera del Atlas

Al Atlas es la cordillera más importante del norte de África. Se extiende a lo largo de 2.400 kilómetros en sentido oeste-sureste desde Túnez hasta el sur de Marruecos, atravesando también Argelia y estableciendo una frontera natural entre las regiones de clima suave (atlánticas o mediterráneas) y el desierto del Sáhara.

Estas montañas poseen una gran riqueza natural y son el hábitat de numerosas especies endémicas, tanto animales como vegetales. Su nombre procede de Atlas, uno de los titanes de la mitología griega, convertido en piedra por Perseo.

Las montañas del Atlas marroquí se extienden sobre todo en las provincias interiores del país, dividiéndose en tres grandes conjuntos:

  • Atlas Medio, en el centro-norte del país. En esta zona se encuentra el Parque Nacional de Ifrane, de interés turístico, concido también como la “Suiza de Marruecos” por sus bosques alpinos y sus picos nevados..
  • Alto Atlas, la parte central y más extensa de la cordillera. Aquí se encuentra el Jebel Toubkal (4.167 m), el pico más alto de Marruecos y del norte de África.
  • Pequeño Atlas (también llamado Anti-Atlas), situado al sur y alcanzando las costas atlánticas.

Al oeste del Atlas encontramos valles más o menos fértiles; al este en cambio el paisaje está formado por llanuras desérticas.

Separadas del conjunto del Atlas encontramos las montañas del Rif, una cordillera que se extiende de este a oeste de forma paralela a la costa mediterránea de Marruecos. Su pico más alto es Jebel Tidirhine (2.456 m). Estas montañas están cubiertas de bosques de cedros y encinas.

Hidrografía de Marruecos

Debido a los rigores del clima, los ríos de Marruecos son en general escasos y poco caudalosos. Estos son los más importantes:

  • Draa, el río más largo del país, con cerca de 1.000 kilómetros de longitud. Nace al sur del Atlas y desemboca en el Atlántico.
  • Oum Er-Rbi, otro río de la vertiente atlántica cuya cuenca es explotada para obtener importantes recursos hidroeléctricos.
  • Sebú, que recorre un fértil valle y baña la ciudad de Fez. También vierte sus aguas en el Océano Atlántico.
  • Muluya, cuyo curso discurre por la región del Rif y desemboca en el Mediterráneo.
  • Ziz, con su afluente el río Rheis. Este río nace en el Atlas y fluye hacia el este para morir en las arenas del desierto del Sáhara, ya en territorio argelino.

Dentro del territorio marroquí existen además muchos wadis, cursos fluviales irregulares que suelen estar secos durante gran parte del año (o incluso durante años en ciertas zonas).

Los lagos son escasos y de poca importancia, aunque abundan los embalses artificiales (unos 150 en todo el país), construidos para cubrir las necesidades de agua tanto de la agricultura como de la población.

 

 

Categorías: África, Geografía regional, Marruecos