Geografía

Inicio Hidrografía Mar Mediterráneo: generalidades

Mar Mediterráneo: generalidades

Publicado por Daniel Terrasa

El Mar Mediterráneo se extiende entre el sur de Europa y el norte de África como una prolongación oriental del Océano Atlántico. Para otros geógrafos, se trata de un cuerpo de agua diferenciado. Es un gran mar semicerrado que ha desempeñado un papel central en la historia de la civilización occidental.

Desde el punto de vista geológico, el Mediterráneo se formó hace unos 5,9 millones de años. Hoy, con unos 2.500.000 kilómetros cuadrados de extensión, representa el 0,7% de la superficie oceánica mundial. Se estima que su volumen de agua es de unos 3.750.000 kilómetros cúbicos.

Su longitud máxima de oeste a este, desde Gibraltar hasta el Golfo de Iskenderun en la costa turca, es de unos 4.000 kilómetros. La longitud de norte a sur varía mucho entre las diferentes costas. La máxima anchura, desde el Golfo de Trieste en Italia y la costa libia del Golfo de Sirte es de unos 1.900 kilómetros.

El Estrecho de Gibraltar, que conecta el Océano Atlántico con el Mar Mediterráneo y separa la Península Ibérica en Europa de Marruecos en África tiene solamente 14 kilómetros de anchura. En el extremo oriental, el Canal de Suez, de 163 kilómetros de largo, conecta el Mar Mediterráneo con el Mar Rojo sin necesidad de esclusas, puesto que el nivel del agua es prácticamente el mismo.

La profundidad media del Mar Mediterráneo es de 1.500 m, siendo el punto más profundo registrado la Fosa de Calypso, en aguas del Mar Jónico, con 5.267 metros de profundidad.

Las aguas del Mediterráneo bañan las costas de numerosos países y territorios:siguientes países tienen costa en el mar Mediterráneo:

  • En la ribera europea (de oeste a este): España, Francia, Mónaco, Italia, Eslovenia, Croacia, Bosnia y Herzegovina, Montenegro, Albania y Grecia.
  • En la ribera africana (de este a oeste): Marruecos, Argelia, Túnez, Libia y Egipto.
  • En la cuenca oriental (de norte a sur): Turquía, Siria, Líbano, Israel y Palestina.

Además, el Mediterráneo alberga dos naciones insulares (Malta y Chipre) y otros territorios como Gibraltar.

Hidrografía

Su condición de mar semi-cerrado tiene como consecuencia que las mareas sean muy limitadas y que la tasa de evaporación supere ampliamente a la de precipitación. La entrada neta de agua desde el Océano Atlántico es la que evita que el nivel del mar  caiga a un ritmo de aproximadamente 1 metro por año.

Precisamente la circulación del agua en el Mediterráneo se genera gracias a la entrada constante de agua desde el Atlántico a través del Estrecho de Gibraltar y, en menor medida, al agua de baja salinidad que ingresa al Mediterráneo desde el Mar Negro a través del Bósforo.

Las aguas atlánticas, frías y superficiales, recorre las costas norteafricanas hacia el este hasta el Estrecho de Sicilia. Allí una parte continúa hacia el este hasta Libia e Israel, mientras que otra parte se desvía hacia Córcega y completa el giro hacia el oeste. Las aguas del Mediterráneo Oriental son más cálidas y salinas a medida que alcanzan la costa turca y giren hacia el oeste hacia el Egeo.

Las corrientes más profundas del Mediterráneo se originan en tres áreas principales: el Mar Adriático, el Mar Egeo y Golfo de León, en el sur de Francia.