Geografía

Inicio África, Geografía regional, Níger Níger: clima, flora y fauna

Níger: clima, flora y fauna

Publicado por Daniel Terrasa

Níger se extiende hacia el sur desde el trópico de Cáncer. Gran parte de la mitad norte del país se encuentran dentro de los dominios del Desierto del Sáhara. En la mitad sur el clima dominante es el típico de la región del Sahel, que se caracteriza por una corta temporada de lluvias bastante escasas.

En enero y febrero el harmattan (viento seco del desierto), sopla hacia el suroeste desde el Sáhara hacia el ecuador. Este viento viene cargados de polvo, dificultando las condiciones de vida normales en la franja sur del desierto.

Entre abril a mayo soplan los vientos alisios del sur procedentes del Atlántico en dirección contraria. El choque de estas dos masas de aire (la cálida del desierto y la fría del océano), marca el inicio de la temporada de lluvias.

La estación lluviosa dura entre uno y cuatro meses, dependiendo de la latitud. Agosto es el mes lluvioso en todas partes, excepto en el extremo norte, donde la lluvia es impredecible.

La isoyeta de 250 mm dibuja una línea recta desde Tahoua hasta Gouré, marcando el límite norte de la vida de los pastores nómadas, ya que la lluvia todavía permite que crezca cierta vegetación.

El territorio de Níger se encuentra en una de las regiones más cálidas del mundo. Las temperaturas aumentan de febrero a mayo y disminuyen durante la temporada de lluvias.

Mayo es el mes más caluroso, con temperaturas medias que oscilan entre 42ºC y 45ºC en Bilma y Agadez, en el desierto del norte. Las temperaturas más bajas se producen en enero, que durante la noche pueden caer hasta los 0ºC en las regiones desérticas.

Flora y fauna

Tanto la flora como la fauna de Níger presentan grandes diferencia dependiendo de cada una de las zonas climáticas en las que se divide el país.

La vegetación de la zona desértica se concentra únicamente alrededor de los oasis. En ellos se cultivan la palmera datilera y el maíz. La vida animal es escasa. Solamente se pueden encontrar en esta zona especies capaces de soportar el hambre y la sed, como el dromedario.

Más al sur, en la franja del Sahel, la variedad vegetal aumenta considerablemente con áreas de pastos que permiten el desarrollo de la ganadería y la existencia de numerosas especies animales como el avestruz o la gacela, entre otros.

En la zona meridional, la única donde existen cultivos propiamente dichos, encontramos acacias, palmeras y baobabs. A pesar de haber descendido considerablemente en las últimas décadas, la vida salvaje incluye antílopes, elefantes y jabalíes. Hay jirafas en las regiones de Zarmaganda y Damergou, así como hipopótamos y cocodrilos en las orillas del río Níger. En el Parque Nacional «W» se pueden ver leones, búfalos, hipopótamos y elefantes.

 

 

Categorías: África, Geografía regional, Níger