Geografía

Inicio Asia, Geografía regional, Irán Irán: hidrografía

Irán: hidrografía

Publicado por Daniel Terrasa

A pesar de contar con un relieve accidentado y a la presencia de numerosas cadenas montañosas, Irán cuenta con muy pocos cursos fluviales. Esto se debe, principalmente, a los rigores del clima predominante en todo su territorio, principalmente árido y, en algunas zonas, incluso desértico.

En el país no encontramos grandes ríos. De su escasa red hidrográfica solo destaca en importancia el Karun, que es el único río navegable de Irán.

Otros ríos iraníes destacables son el Hilmend, que nace en las montañas de Hindu Kush y después de atravesar tierras afganas desemboca en el lago Hamún, en el extremo oriental de Irán, así como el Harad y el Safid, que desembocan en el mar Caspio. A destacar también el Qom y el Zayandeh, que vierten sus aguas en lagos interiores del país.

Río Karun

En la cordillera de los Zagros, en el macizo de Zard Kuh, nace el río Karun, cuya longitud es de 720 kilómetros. Es el río más caudaloso de Irán, gracias a las contribuciones de importantes afluentes como el Vanak, el Bazuft, el Kersan y el Dez. Su curso fluvial sigue una orientación noreste-sureste, atravesando la llanura de Juzestán y la ciudad de Ahvaz. A partir de este punto el río es ya navegable, aunque solo con embarcaciones preparadas para navegar en ríos poco profundos. El Karun es la principal vía de comunicación entre las ciudades de Ahvaz y Khorramshar, situada en la desembocadura.

Antes de alcanzar la costa del Golfo Pérsico, el Karún vierte sus aguas en el río Shatt al-Arab (conocido en persa como Arvand Rud), pero justo antes se divide en dos brazos: el Bahmanshir y el Haffar. La porción de tierra que separa ambos brazos es la isla de Abadán. En la confluencia de ambos ríos se halla la importante ciudad portuaria de Khorramshar.

El Karun proporciona importantes recursos hídricos a un país como Irán, con grandes necesidades de agua para sus ciudades y sus cultivos. A lo largo de su curso encontramos hasta cinco embalses y presas (Shahid Abbaspour, Karun 3 y 4, Gotvand y Masjed Soleyman), donde se han construido plantas hidroeléctricas generadoras de energía.

Lago Urmia

El lago más grande de Irán es el Urmia, que cuenta con una superficie de 5200 km². Se trata de un lago salado poco profundo ubicado en el noroeste del país, en el Azerbaiyán iraní. Alberga un centenar de islas en las que anidan diversas clases de aves. No obstante, debido a su alto índice de salinidad, en sus aguas no hay peces.

El lago Urmia se encuentra actualmente amenazado por un acentuado proceso de evaporación que hace descender el nivel de sus aguas al ritmo de un metro por año.Los expertos creen que se podría tratar de un proceso lento pero irreversible similar al que sucede en otros grandes lagos de Asia como por ejemplo el mar de Aral.

Además de Urmia y el Hamún, otros lagos importantes del país son el Bajtegán y el Namak, localizados en sendas depresiones de los montes Zagros, así como los lagos salados de Gavkhouni (alimentado por las aguas del río Zayandeh) y de Maharloo, ambos situados en la meseta iraní.

Categorías: Asia, Geografía regional, Irán