Geografía

Inicio Alemania, Europa Territorios perdidos por Alemania en el siglo XX

Territorios perdidos por Alemania en el siglo XX

Publicado por Daniel Terrasa

ii reich mapa

El moderno estado de Alemania es relativamente joven, pues su creación se remonta al año 1870. Antes de eso, los diferentes estados alemanes se encontraban solo unidos por lazos lingüísticos y culturales. El impulso político de Bismarck y el liderazgo del Reino de Prusia llevaron a este país a tres conflictos armados contra Francia, Dinamarca y el Imperio de Austriaco, respectivamente. Tras vencer en todos los frentes, quedó conformado un gran espacio geográfico para el nuevo estado.

Así, a finales del siglo XIX Alemania (también conocido como el Imperio Alemán), se extendía de norte a sur desde lo que hoy es el sur de Lituania y la península de Jutlandia hasta los Alpes. De este a oeste, desde Prusia oriental (hoy Polonia) hasta la región de Lorena (hoy Francia). Un territorio de 540.800 kilómetros cuadrados (ver mapa superior).

A estos territorios habría que sumar también las posesiones coloniales alemanas en África y Oceanía, aunque su dominio fuera relativamente efímero. Alemania alcanzó así su máxima extensión a principios del siglo XX, para ir perdiendo muchos de sus territorios después de las dos guerras mundiales. En comparación con la extensión actual del país, Alemania ha perdido desde entonces cerca del 33% de su territorio.

Pérdidas tras la I Guerra Mundial

Tras la derrota alemana en la Primera Guerra Mundial, el mapa de Europa Central volvió a ser rediseñado por los vencedores en los Tratados de Versalles (1919). Para Alemania, esto supuso las siguientes pérdidas territoriales:

  • Schleswig del norte, que pasó a Dinamarca.
  • Territorio de Eupen-Malmedy, que fue entregado a Bélgica.
  • Las regiones de Lorena y Alsacia pasaron a manos francesas.
  • El enclave de Hlucin pasó a estar bajo dominio de Checoslovaquia.
  • La Alta Silesia y región de Posen fueron entregadas a Polonia.
  • La ciudad de Danzig (hoy Gdansk, Polonia) pasó a convertirse en un estado independiente.
  • La franja de Memel en el Báltico fue entregada a Lituania.

Entre otras cosas, estas nuevas fronteras suponían la separación terrestre entre Prusia Oriental y el resto de Alemania.

Pérdidas tras la II Guerra Mundial

El ascenso de los nazis al poder conllevó la creación del tercer imperio (III Reich) y el inicio de una política internacional agresiva por la que algunos territorios perdidos fueron recuperados por la vía de las armas, como Memel o los Sudetes (Hlucin).

Después, durante los primeros años de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) Alemania recuperaría provisionalmente todos estos territorios y ocuparía muchos otros. Sin embargo, la derrota final no significó volver a las fronteras de 1919, sino que supuso nuevas e importantes pérdidas:

  • Prusia Oriental fue repartida entre Polonia y la Unión Soviética.
  • Las regiones de Pomerania y Silesia pasaron a formar parte de Polonia.

Para asegurar el mantenimiento de las nuevas fronteras, las autoridades polacas procedieron a la expulsión forzosa de cerca de 16 millones de alemanes que habían habitado estos territorios desde la época medieval, lo que muchos historiadores han descrito como una gigantesca operación de limpieza étnica. Por otra parte, la Alemania vencida fue dividida en dos estados: República Federal Alemana (Alemania occidental) y República Democrática Alemana (Alemania Oriental).

Tras la reunificación del país en 1991 no ha habido ninguna reivindicación oficial que buscara la restitución de los territorios perdidos durante las dos guerras.