Geografía

Irán: economía

Publicado por Daniel Terrasa

La economía iraní tiene un gran peso regional en Oriente Medio y una notable importancia dentro del circuito económico mundial. Esto se debe en gran parte a la riqueza de recursos naturales de su territorio: Irán es el segundo mayor productor de petróleo de la OPEP y cuenta con las segundas mayores reservas de gas del planeta. A esto hay que sumar la importancia de su posición geoestratégica como puerta de paso entre Oriente y Occidente.

Irán experimentó un espectacular crecimiento económico en la segunda mitad del siglo XX, aunque en los últimos años éste se ha visto frenado por las duras sanciones económicas impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea a cuenta del desarrollo de su programa nuclear secreto. Sanciones que han afectado a su volumen de exportaciones de petróleo y que por extensión han afectado al resto de sectores económicos del país.

El peso de la producción petrolífera

El petróleo y los hidrocarburos son el gran motor económico del país desde finales de los años 50 del siglo pasado. Según datos de 2017, Irán es el sexto productor mundial de petróleo, con una producción diaria de más de tres millones de barriles de crudo. El Estado es el propietario de todos los recursos petrolíferos, que generan el 17% del Producto Interior Bruto. La mayor parte de los yacimientos de gas y petróleo se concentran en el sur del país, a lo largo de la línea de costa del Golfo.

El sector primario (agricultura) genera actualmente alrededor del 11% del PIB iraní, mientras que el peso de la industria y la minería es de alrededor del 20%. El resto de la economía iraní, exceptuando el sector energético, se centra en el sector servicios.

Los mismos porcentajes se corresponden a los de la población empleada en cada uno de los sectores. En Irán la tasa de desempleo se mueve en una horquilla entre el 10% y el 12%, siendo mayor en las ciudades que en las zonas rurales y más acentuado entre los jóvenes y las mujeres.

Exportaciones e importaciones

Además de petróleo y sus derivados, que copan cerca del 70% del volumen total de exportaciones, Irán exporta una serie de productos agrícolas, sobre todo trigo, cebada y frutos secos. China, India, Corea del Sur y Japón son los principales mercados a los que Irán vende sus productos.

La lista de productos importados por Irán es mucho más variada y equilibrada. En ella destacan sobre todo los automóviles, los medicamentos y los productos tecnológicos, aunque también se importan alimentos y tejidos. China, Corea del Sur, los Emiratos Árabes Unidos, Turquía y Alemania son los países que más productos venden a Irán.

El saldo de la balanza comercial iraní es ligeramente negativo desde 2016.

Infraestructuras y transportes

Irán cuenta con 62 aeropuertos, aunque los dos más importantes son los de la capital: el de Mehrabad y el Imam Khomeini, que acapara la práctica totalidad del tráfico internacional.

Por otra parte, debido a contar con más d e7.200 kilómetros de costa entre el Golfo y el Caspio, Irán posee una de las mayores flotas marítimas de Oriente Medio. Los principales puertos del país son los de Bandar Abbas y Bandar Imam Khomeini.

También Irán dispone de la mejor red ferroviaria de la región, en constante expansión. Actualmente tiene casi 11.000 kilómetros de vía. El transporte por carretera está menos desarrollado debido a la extensión del país y su relieve accidentado. No todas las carreteras se encuentran en buen estado, por eso el índice de accidentalidad en las vías iraníes es uno de los más elevados del mundo.

 

Categorías: Asia, Geografía económica, Geografía regional, Irán