Geografía

Inicio Asia, Geografía económica, La India La India: Economía, sector secundario

La India: Economía, sector secundario

Publicado por Santiago

La industria india se nutre de los grandes recursos mineros del país, la mayor parte de ellos en los Himalayas y las cadenas montañosas del Decán. La mayor región minera del país es la línea que va desde Uttar Pradesh hasta Karnataka. Existen recursos de cabrón, hierro, cromo, manganeso, mica y bauxita. La cuenca carbonífera más importante es la del valle de Damodar.

Commons Wikimedia: Vista de Bombay

Energéticamente la India es un país dependiente, a pesar de sus grandes infraestructuras hidroeléctricas y nucleares. No obstante, debe importar la mayor parte del gas natural y del petroleo. El petroleo se encuentra, mayoritariamente, al noreste de Assam y en Gujarat, y junto con otras zonas más dispersas aportan sobre el 40% del petróleo que consume la India.

Las necesidades energéticas de la India han aumentado mucho desde la década de 1990, gracias al acceso a la economía de mercado de grandes masas de población, aunque estas sean aún un porcentaje pequeño de sus 1.200 millones de habitantes. El 80% del mundo rural no dispone de electricidad, y menos en condiciones constantes y suficientes para las necesidades básicas. La leña y los desechos agrícolas y ganaderos son los recursos energéticos más utilizados en la India, a pesar de su evidente modernización.

La industria india tiene grandes diferencia, entre una industria puntera, incluso a nivel mundial, plenamente integrada en la revolución industrial, y una industria artesana, aún muy viva, y que está destinada, por un lado al consumo de turistas y por otro a los campesinos y las clases pobres del país, que no tienen acceso a los productos industriales. Aún hoy en día muchas de las soluciones domésticas y de los pequeños agricultores se hace gracias a los artesanos.

Gracias a la gran población y a una mano de obra barata y suficientemente cualificada, la India ha logrado crear una potente industria. Al comienzo de la independencia se apostó por un autoabastecimiento industrial, que sólo se retrasó por lograr un mayor desarrollo agrícola. En la creación del sector industrial indio la iniciativa pública es decisiva. Es a partir de la década de 1980 cuando se da el impulso definitivo a la iniciativa privada. Las primeras inversiones se hacen en industria pesada, especialmente siderurgia, pero también en bienes de equipo, como aparatos electrónicos, maquinaria, herramientas, medicinas, fertilizantes, etc., así como una potente industria bélica.

El textil es uno de los principales sectores de la industria india, gracias a los grandes cultivos de algodón y cáñamo. También la industria agroalimentaria es un sector de importancia, aunque parte de la producción agrícola sigue destinándose al autoconsumo. Alrededor de la agricultura ha florecido una interesante industria química, de fertilizantes, además de maquinaria.

En la India se han desarrollados las industrias mecánicas, gracias al ensamblaje de automóviles, trenes y aviones de origen japonés, por el menor precio de la mano de obra india. También el sector de las bicicletas está muy desarrollado, ya que es uno de los principales medios de transporte del país, así como la construcción naval.

Otros sectores de importancia son la electrónica, la química, la papelera, las refinerías de petróleo, el cuero, el cemento, alimentarias, de aceites y de la elaboración del tabaco.

Desde la década de 1990, y gracias a una educación que favorece el desarrollo matemático, la India se ha situado entre los principales países para el desarrollo de la informática y la industria tecnológica.

Uno de los rasgos más llamativos de la industria india es su alto grado de concentración, que genera grandes desequilibrios regionales. Tres son las grandes áreas industriales indias: el Valle del Damodar-Delta del Ganges, que afecta a los estados de Bihar, Orissa y Bengala Occidental, donde se encuentran la mayor parte de las siderurgias, las industrias mecánicas, la química y la papelera. Su centro urbano de referencia es Calcuta. El segundo foco industrial es la costa occidental, centrado en la aglomeración del Bombay, pero que afecta a los estados de Maharashtra, Gujarat y Karnataka. Destaca en el textil, la petroquímica, la farmacéutica y los productos electrónicos. La tercera región agrupa a los estados del sur del Decán: Kerala, Tamil Nadú y Andra Pradesh. Está especializado en el sector algodonero, productos alimenticios, aluminio, química y herramientas.

Categorías: Asia, Geografía económica, La India