Geografía

Macizo de Altai

Publicado por Daniel Terrasa

El macizo de Altai es una gran cordillera que se extiende a lo largo de 2.500 kilómetros en dirección sudeste-noroeste en el corazón de Asia Central. Ocupa grandes territorios de Rusia, China, Mongolia y Kazajistán.

Este sistema montañoso fue declarado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en el año 1998 por su riqueza natural y su biodiversidad, desde las estepas siberianas hasta el Desierto del Gobi.

El pico más alto de estas cordilleras es el Monte Belukha, que se levanta a 4.506 metros sobre el nivel del mar.

El nombre Altai deriva de un término turco-mongol cuyo significado aproximado es el de «montañas doradas».

A excepción de algunas tribus nómadas, esta región estuvo prácticamente deshabitada hasta principios del siglo XX.

El clima que domina la región es continental y muy severo: el invierno es largo y extremadamente frío (en enero las temperaturas oscilan entre los −14°C y los −32°C, con algunas zonas cubiertas por el permafrost; en cambio, el verano es caluroso, alcanzando picos de 40ºC. Las precipitaciones son irregulares, oscilando entre 500 mm y 2000 mm anuales según la zona, siendo más húmedo el oeste y mas seco el este. Los glaciares, presentes en los picos más altos, cubren una superficie aproximada de 650 kilómetros cuadrados.

Secciones de Macizo de Altai

Estructuralmente, el Macizo de Altai se puede dividir en tres grandes secciones:

    • Altai ruso.
    • Altai mongol
    • Altai del Gobi.

El núcleo del sistema montañoso se halla repartido entre Rusia (en concreto la República de Altay) el extremo oriental de Kazajstán y la parte más occidental de la región china de Xinjiang.

Al noreste de este núcleo principal surgen las montañas de Sayan, que marcan la frontera entre Rusia y Mongolia. El pico Nayramadlïn (4.374 metros), sirve de hito para delimitar los límites fronterizos entre Rusia, Mongolia y China.

El Altai mongol presenta una media de altura más baja y se extiende hacia el sureste, dibujando la frontera entre Mongolia y China. Más adelante enlaza con el Altai del Gobi, unos 500 km al suroeste de Ulaan Bator, perdiendo paulatinamente altura hasta alcanzar el desierto.

Hidrografía

En el Altai nacen numerosos ríos alimentados principalmente por la nieve derretida y las lluvias de verano, con súbitas crecidas que con frecuencia ocasionan inundaciones. Entre los ríos más importantes cabe destacar el Katun, el Bukhtarma y el Biya, todos tributarios del río Ob.

Además, en toda la región del Altai se han catalogado cerca de 3.500 lagos, la mayoría de origen glacial. Los lagos del Altai del Gobi son a menudo salados.

Biodiversidad

Flora

Se pueden distinguir cuatro zonas de vegetación en el Altai:

  • Región subdesértica de montaña, con pocas especies bien adaptadas a la escasez de agua.
  • Estepa, formada por arbustos, praderas y zonas de pasto.
  • Bosque de montaña, que ofrece el paisaje más típico del Altai y cubre el 60% del territorio. En él abundan las coníferas (abetos y pinos) así como abedules y álamos.
  • Zonas alpina, en las áreas de mayor altitud. En ellas predomina la vegetación arbustiva y varias especies de musgo.

Fauna

La vida animal sigue los patrones de la vegetación. Hay muchas especies de roedores en las áreas semidesérticas y las estepas montañosas, mientras que las aves incluyen águilas, halcones y cernícalos.

En los bosques de montaña se pueden encontrar osos, linces, ciervos almizcleros, ardillas, urogallos y pájaros carpinteros; en las zonas alpinas habitan la cabra montés, el leopardo de las nieves (imagen superior) y el carnero de montaña, entre otras especies.

Categorías: Asia, Geografía regional, Relieve