Geografía

Inicio Relieve El relieve granítico

El relieve granítico

Publicado por Santiago

Las rocas metamórficas forman el núcleo de las, plataformas, zócalos y macizos antiguos. Se encuentran en grandes extensiones y aparecen exhumadas cuando no están recubiertas por sedimentos. Son rocas muy coherentes, y muy resistentes ante la meteorización mecánica, pero muy sensibles ante la meteorización química.

Bolos de roca granítica

La roca metamórfica más abundante en la naturaleza es el granito, por lo que las formas de relieve típicas se estudian a partir de él. En realidad hablamos del relieve sobre rocas metamórficas.

A pesar de ser una roca coherente, en el granito aparecen muchas debilidades (diaclasas, fisuras, fracturas) que es donde se concentra la erosión. Además, los distintos minerales que lo componen (cuarzo, feldespato y mica) se comportan de manera diferente ante la meteorización química. Esto termina por desagregar la roca y formar arenas.

El conjunto presenta un aspecto de llanura suavemente ondulada en la que, de vez en cuando, aparecen profundas depresiones muy estrechas, llamados tajos. Es la llamada penillanura, que se diferencia de la campiña presisamente por esta presencia masiva de los granitos y los profundos tajos.

En esta penillanura pueden quedar puntos más resistentes a la erosión, que quedan resaltados. Se forman así, desde pequeños pitones hasta montañas.

En detalle, las diaclasas del granito tienden a seguir un plano curvo. Esta es la razón por la que las formas de relieve suelen tener un aspecto ondulado o curvo. En ocasiones pueden ser oblongas. La forma más elemental es el bolo, una roca suelta y redonda. Una zona en la que se concentran diversos bolos se llama berrocal. En ocasiones los bolos pueden aparecer en equilibrio unos sobre otros, formando las rocas caballeras. En ocasiones forman torres con aspecto de edificio ruinoso.

En el granito coherente pueden aparecer grandes superficies lisas y sin debilidades. A estas estructuras se les llama dorsos de ballena. En las partes en las que el granito no se presenta en dorso de ballena las diaclasas forman acanaladuras, que se ensanchan en determinados puntos para adquirir una forma redondeada llamada alveolos, y si son muy grandes cubetas.

Como ya dijimos, el aspecto general del relieve granítico es el de una llanura ondulada. En las partes bajas de esa llanura se cumulan arenas. Se suelen presentar en forma de pasillos (pasillos de arenización) que forman una malla interpuesta entre los afloramientos de granito. El contacto entre las arenas y el granito es una línea perfectamente definida. La llanura generalizada hace muy difícil la evacuación de los fragmentos producto de la meteorización, por lo que gran parte del relieve granítico está enterrado en sus propias arenas.

Es sobre los pasillos de arenización sobre los que se organiza la red hidrográfica primaria. No obstante, la red hidrográfica se encaja profundamente en el granito formando tajos. En las rocas metamórficas suele haber una red de fallas que son las que aprovechan los ríos para circular. Así, la estructura de la red hidrográfica es similar a la que aparece en un relieve fracturado: cursos de líneas rectas con bruscos cambios de sentido.

El granito no se comporta igual bajo todos los climas. En los climas cálidos y húmedos, como los que hay en torno al ecuador, aparecen grandes pitones, muy resistentes a la erosión, llamados panes de azúcar. Los panes de azúcar presentan planta circular y paredes verticales, que surgen del «suelo» de manera brusca, con una pendiente muy marcada.

Categorías: Relieve

Un comentario para “El relieve granítico”