Geografía

Inicio Hidrografía Tsunami o maremoto

Tsunami o maremoto

Publicado por Daniel Terrasa

Un tsunami o maremoto es un fenómeno natural generado habitualmente por un movimiento sísmico en el lecho oceánico que provoca el desplazamiento de una gran masa de agua en forma de olas gigantes que alcanzan la costa de forma súbita y violenta, causando a menudo grandes catástrofes.

La palabra tsunami es de origen japonés y su significado literal es de “ola de puerto”.

Causas y desarrollo

Los tsunamis pueden ser causados por un terremoto submarino, por un deslizamiento de tierra bajo el lecho oceánico o bien por una erupción volcánica.

Después de este impulso generador, un tren de ondas oscilatorias simples y progresivas se propaga grandes distancias sobre la superficie del océano en círculos cada vez más amplios. El efecto es similar al que se forma en la superficie de un estanque cuando se lanza una piedra al agua, obviamente a una escala mucho mayor.

En aguas profundas, la masa de agua desplazada por un tsunami puede desplazarse a velocidades de hasta 800 kilómetros por hora. Un tsunami puede desarrollarse de forma inadvertida en mar abierto, ya que, aunque la longitud de onda puede ser muy amplia, la amplitud (es decir, la altura de las olas), es muy reducida.  

Sin embargo, a medida que las olas se acercan a la costa, la fricción con el fondo marino en aumento reduce la velocidad de las mismas, as longitudes de onda se acortan y las amplitudes de onda (alturas) aumentan. De este modo, al alcanzar el litoral las olas pueden alcanzar alturas de 30 metros o más.

Un tsunami no se compone de una sola ola, sino de varias, que pueden alcanzar las costas en intervalos que pueden ir desde cinco minutos a varias horas.

Efectos sobre las costas

La mayor parte de los grandes daños provocados por los tsunamis son provocados por las primeras 3-5 olas. Estas barren las costas de forma devastadora, arrancando árboles, derribando edificios de sus cimientos y transportando embarcaciones hacia el interior. El flujo subsiguiente, en dirección opuesta, puede ser tanto o más destructivo. Las oscilaciones pueden durar varios días hasta que la superficie del océano recupera el equilibrio.

Los tsunamis son poderosos agentes que moldean el relieve costero y modifican el paisaje de las regiones en las que inciden. Por ejemplo pueden literalmente llegar a borrar las playas, hacer desaparecer islas y cambiar el aspecto de amplias áreas cercanas a la costa, como se puede apreciar en las imágenes de la izquierda (correspondientes a la costa de Bana Aceh, Indonesia, tras el tsunami de 2004).

Los tsunamis más destructivos de la historia

Estos son algunos de los maremotos más devastadores de la historia:

Santorini (1650 a.C.), provocado por un terremoto de gran magnitud que destruyó la isla de Thera (hoy Santorini) y cuyos efectos se dejaron sentir por todo el Mediterráneo. Las olas, de más de 100 metros, causaron estragos en las islas del Egeo y, según algunos historiadores, fueron la causa de la desaparición de la civilización minoica.

Lisboa (1755), originado por un terremoto a más de 800 kilómetros de distancia, en mitad del Atlántico. Además de asolar las costas portuguesas, los efectos de las olas se dejaron sentir en lugares tan lejanos como Martinica, Barbados, América del Sur y Finlandia.

Océano Índico (2004), el maremoto más devastador del que se tienen registros. El tsunami se produjo después de un terremoto de magnitud 9.1 en las costas de Sumatra (Indonesia). Dos horas más tarde, olas de hasta 9 metros golpearon las costas orientales de India y Sri Lanka, a unos 1.200 km de distancia y siete horas más tarde llegaron a las costas de África oriental, a más de 3.000 km, en el extremo opuesto del Índico. El desastre se cobró más de 260.000 víctimas mortales.

 

Categorías: Hidrografía