Geografía

Mar Adriático

Publicado por Daniel Terrasa

El mar Adriático es la parte del mar Mediterráneo que se extiende entre la costa oriental de la Península Itálica y el litoral occidental de la península de los Balcanes. Su longitud máxima es de 800 kilómetros, desde el Golfo de Venecia, al noroeste, hasta el Estrecho de Otranto, al sureste. Su anchura máxima es de 200 kilómetros.

La superficie total del Adriático es de unos 160.000 kilómetros cuadrados y su profundidad media es de solamente 44 metros. El punto de mayor profundidad se halla al sur, entre Gargano y Durres, donde se alcanza una profundidad de 900 metros.

Las aguas del Adriático bañan las costas de seis países: Italia, Eslovenia, Croacia, Bosnia-Herzegovina, Montenegro y Albania. Su nombre procede de la colonia etrusca de Hadria, que se encontraba en las costa italiana, motivo por el que los romanos lo llamaron Mare Hadriaticum.

Los vientos principales de la región son el bora, que sopla con fuerza desde el noreste, y el siroco, más suave y procedente del sudeste. Ambos vientos se alternan durante el año. Las mareas son más acentuadas que en el resto del Mediterráneo.

Hay un notable contraste entre sus dos orillas: la costa italiana es relativamente recta y continua, desprovista de islas, mientras que la costa balcánica (especialmente el litoral croata) es muy recortada y está salpicada de islas de diferentes tamaños, generalmente de forma alargadas y dispuesta de forma paralela a la costa continental.

Costa italiana

El Adriático italiano se extiende a lo largo de 1.250 kilómetros de litoral desde el puerto de Trieste al norte hasta el cabo de Otranto, en el «tacón de la bota» de la península italiana.

Los principales accidentes geográficos son el Golfo de Trieste, el delta del Po y el Golfo y la laguna de Venecia, todos ellos en el norte. Más hacia el sur se encuentran las penínsulas de Gárgano y Puglia así como el Golgo de Manfredonia.

Los principales puertos son, de norte a sur: Trieste, Venecia, Rávena, Rímini, Ancona, Bari y Brindisi.

Costa balcánica

Al ser más recortada y debido a la abundancia de islas, la línea de costa del Adriático balcánico contabiliza cerca de 2.000 kilómetros desde el puerto esloveno de Koper hasta el Estrecho de Otranto.

En el extremo norte se encuentra la península de Istria, a partir de la cual se inicia la llamada Costa Dálmata, en Croacia, frente a la cual se extienden cerca de 1.200 islas. Las más importantes por su tamaño son: Cres, Krk,Pag, Hvar, Brač y Korčula, entre muchas otras. Al sur de Dalmacia se encuentra la bahía de Kotor.

Los principales puertos son, de norte a sur: Rijeka, Split y Dubrovnik (Croacia), Kotor (Montenegro) y Durres (Albania).

Economía del Adriático

Recursos naturales

Los yacimientos submarinos de gas del Adriático se descubrieron hace medio siglo, aunque sólo empezaron a ser explotados en la década de los 90. Frente a la costa de Emilia-Romagna existen cerca de cien plataformas de extracción. Al norte, en la cuenca del Po, hay también algunos importantes depósitos de petróleo, a los que hay que añadir otros que se encuentran todavía en fase de prospección a lo largo de las costas de Italia, Croacia y Montenegro.

Pesca

Ha sido la actividad económica principal de la región a lo largo de la historia.. Hoy sin embargo la zona se enfrente a un grave problema de sobrepesca. Las mayores capturas corresponden a Italia, que cuenta con cerca de 60.000 personas empleadas en este sector en la zona. La acuicultura representa el 40% de la producción pesquera total del país.

Turismo

Los países que bordean el mar Adriático son importantes destinos turísticos. Las principales zonas turísticas son la región del Véneto y la costa de Emilia-Romagna, ambas en Italia, además de la Costa Dálmata de Croacia.

El turismo es una fuente importante de ingresos para los países de la orilla balcánica, especialmente para Croacia y Montenegro, para los que los ingresos generados por las actividades turísticas son la base de su Producto Interior Bruto (PIB).

 

Categorías: Europa, Geografía regional, Hidrografía