Geografía

Inicio África, Geografía regional, Malí Malí: relieve e hidrografía

Malí: relieve e hidrografía

Publicado por Daniel Terrasa

El paisaje de Malí es en su mayor parte plano y monótono. Se pueden distinguir dos características básicas del relieve: mesetas y llanuras, ambas atravesadas por dos de los principales sistemas fluviales de África, el Níger y el Senegal.

Las mesetas del sur y suroeste (las extensiones de las tierras altas del macizo de Fouta Djallon en la frontera de Guinea y Costa de Marfil) se elevan entre 300 y 500 metros sobre el nivel del mar. Por su parte, la meseta de Mandingue, cerca de Bamako, alcanza en varios puntos los 600 metros.

El paisaje que forman las mesetas del sureste y el este, que también son extensiones de las Tierras Altas de Guinea, son una serie de pequeñas colinas de escasa altura que en algunos puntos superan los 500 metros, como por ejemplo en el Monte Mina.

Al este del río Níger, la meseta Dogon desciende suavemente hacia el oeste hasta el valle del río, en cambio se interrumpe de forma abrupta en el sureste dando lugar a grandes acantilados.

En el noroeste de esta región se halla el punto más alto del país: el Monte Hombori Tondo con 1.155 metros (ver imagen superior).

El norte y el centro de Malí están dominados por las llanuras de la cuenca del río Níger y las planicies del Sáhara. La única característica de relieve que destaca es el macizo de Iforas, una extensión de la montañosa región sahariana de Hoggar.

Hidrografía de Malí

 Con la excepción de algunos arroyos intermitentes que fluyen en el noreste, el sistema hidrográfico de Malí esta dominado por dos ríos principales (el Senegal y el Níger) más sus respectivos afluentes.

Río Senegal

Fluye en dirección noroeste a través del oeste del país a lo largo de 670 kilómetros hasta su desembocadura en el Atlántico.

El río Senegal nace de la confluencia del río Bakoye, que nace en Fouta Djallon, y el Bafing, que fluye desde el este. Ambos conectan sus aguas en Bafoulabé. El curso del Senegal queda interrumpido por las cataratas de Gouina y Félou, antes de abandonar el territorio maliense.

Río Níger

Aproximadamente un 40% del curso del Níger (unos 1.600 kilómetros) fluye por territorio de Malí. Su nacimiento se encuentra en las montañas de Fouta Djallon, pero al entrar en el país, cerca de Kangaba, ya presenta un caudal considerable.

El Níger fluye hacia el noreste atravesando la meseta de Mandingue, donde su curso se ve interrumpido por varias cascadas y por la presa de Sotuba. Al llegar a Koulikoro, se ensancha formando un amplio valle y fluye lentamente hasta su confluencia con el río Bani, en Mopti.

A partir de este punto el caudaloso Níger se ensancha formando un gran delta interior surcado de canales y jalonado de lagunas. Más adelante, en Bourem, gira hacia el sureste dibujando lo que se conoce como la Curva del Níger, y continúa hacia Gao y Ansongo hasta la frontera con Níger en Labbezanga.

El caudal del Níger varía según la estación. Las inundaciones periódicas y los ricos suelos aluviales en el delta central hacen del valle del Níger una importante región agrícola.

Categorías: África, Geografía regional, Malí