Geografía

Inicio África, Geografía regional, Libia Libia: relieve e hidrografía

Libia: relieve e hidrografía

Publicado por Daniel Terrasa

Las principales unidades físicas del relieve de Libia son la meseta de Nafūsah y la llanura de Al-Jifarah (Gefara) en el noroeste, las montañas Akhdar (también conocidas como las «montañas verdes») en el noreste, y la meseta del Sáhara, que ocupa gran parte del centro y sur del país.

Relieve

La llanura de Al-Jifarah cubre aproximadamente 26.000 kilómetros cuadrados en el extremo occidental del país, pegada al Mediterráneo y cerca de la frontera de Túnez. Se eleva desde el nivel del mar hasta alcanzar una altitud media de 300 metros. Es una gran extensión de dunas, marismas y estepas semiáridas.

La mayor parte de la población libia se concentra en la región Al-Jifarah, donde también se encuentra la capital y ciudad más poblada: Trípoli.

Al sur de Al-Jifarah se extiende la meseta de Nafūsah, alcanzando elevaciones entre 450 y 975 metros sobre el nivel del mar.

En el noreste de Libia, en la región de Cirenaica, las cordillera de Akhdar se extiende de forma paralela a la línea de costa entre Al-Marj y Derna. Estas montañas de piedra caliza se elevan abruptamente desde la costa hasta unos 50 kilómetros hacia el interior. Sus mayores alturas alcanzan los 600 metros.

Sin embargo, casi el 90% del territorio libio está cubierto por un auténtico mar de arena (el desierto del Sáhara) sobre la que se levanta una meseta montañosa en el centro del país, en la zona de Al Jufrah. Es de origen volcánico y se eleva a unos 800 metros

El pico más alto de Libia es el Bikku Bitti (2.267 metros), cerca de la frontera de Chad, que forma parte ya de las montañas de Tibesti.

Hidrografía

Debido a las rigurosas condiciones climáticas del país, en Libia no hay cursos fluviales permanentes.

Los únicos ríos del país son los wadis que drenan las tierras altas y que causan inundaciones súbitas y violentas durante la temporada de lluvias para desecarse rápidamente. Los sistemas de wadi más grandes son los de Wadi Zamzam y Wadi Bayy al-Kabir, que desembocan en el Mediterráneo en aguas del Golfo de Sirte, al oeste de la ciudad de Bengasi.

En la región de Fezzan, en el sudoeste, hay una serie de depresiones y cuencas largas que contienen algunos wadis (lechos fluviales secos la mayor parte del año) y espectaculares oasis como el de Ubari, que se muestra en la imagen de arriba. En el desierto oriental hay dunas de arena móviles.

A pesar de la aridez del territorio, bajo el subsuelo de Libia existe una tupida red de aguas subterráneas. Encontramos así numerosos oasis regados por acuíferos y manantiales en Fezzan y el sureste de Libia. Por otra parte, a lo largo de la franja litoral hay varias sabkhas (depresiones salinas), formadas por la acumulación y evaporación del agua detrás de la línea de costa. Las más importantes se encuentran en Tawurgha, Zuwarah y en la llanura de Bengasi.

Categorías: África, Geografía regional, Libia