Geografía

Inicio África, Geografía regional, Kenia Kenia: clima, flora y fauna

Kenia: clima, flora y fauna

Publicado por Daniel Terrasa

Los cambios climáticos estacionales de Kenia vienen determinados por los sistemas de presión a gran escala del Océano Índico occidental y las masas de tierra adyacentes. De diciembre a marzo, los vientos del noreste predominan al norte del ecuador, mientras que los vientos del sur al sureste dominan al sur. Estos meses son bastante secos, aunque la lluvia puede ocurrir localmente.

La temporada de lluvias se extiende desde finales de marzo hasta mayo. Entre junio y agosto las precipitaciones son escasas. En la cuenca del lago Victoria, la precipitación anual oscila entre 1.000 y 1.800 mm. Las temperaturas máximas diarias varían de los 27° C en julio a los 32° C en octubre y febrero.

En el Valle del Rift, las temperaturas medias son más bajas en el sur (unos 16º C en los lagos Nakuru y Naivasha). Allí las lluvias sólo se dan en las regiones más elevadas, unos 750 mm al año.

En la región de la meseta oriental, la precipitación anual es de 500-760 mm. Las regiones áridas del norte presentas altas temperaturas y muy escasas precipitaciones. En cambio, la costa de Kenia es calurosa y húmeda.

Flora de Kenia

En las tierras altas el paisaje característico consiste en bosques de hoja perenne separados entre sí por amplias extensiones de pastos. Allí crecen especies como el cedro o el bambú. Al este y al oeste de las tierras altas, los bosques dejan paso al paisaje típico de la sabana, con árboles bajos dispersos a través de una cubierta uniforme de hierba corta.

En las regiones semidesérticas crecen los baobabs y numerosas especies de matorrales. La vegetación de la región costera es básicamente de tipo sabana, aunque en el norte persisten viejos bosques que han sobrevivido a la agresiva deforestación desarrollada a lo largo del siglo XX.

Fauna de Kenia

La abundante riqueza de vida silvestre de Kenia vive principalmente en los numerosos parques nacionales y reservas del país. Estos son por otro lado la base del turismo, que es su principal industria. El problema de la caza furtiva en estos territorios protegidos han sido combatidos por el gobierno con dureza y hoy se encuentra prácticamente erradicado.

Existe un vínculo estrecho entre la vegetación de cada región y la diferenciación y distribución de su vida silvestre. Las selvas tropicales de las tierras altas son el hábitat de una gran variedad de grandes mamíferos como elefantes, rinocerontes o monos colobos. Entre los depredadores destacan leones y leopardos.

En las praderas que se extienden entre la zona forestal y las áreas más bajas viven grandes manadas de herbívoros como el ñu, la cebra, el impala, el búfalo y la gacela. De ellos se alimentan Estos son depredados por leones, hienas manchadas, leopardos, guepardos y perros salvajes. Muchas especies de aves habitan cerca de los ríos y lagos, donde también proliferan hipopótamos y cocodrilos. Se puede encontrar una gran cantidad de flamencos en el Gran Valle del Rift de Kenia, en concreto en el lago Bogoria. En las regiones áridas hay elefantes, jirafas y antílopes.

Casi un tercio del territorio de Kenia, particularmente las regiones occidentales y el cinturón costero, está infestada de moscas tse-tse y mosquitos, responsables de la propagación de todo tipo de enfermedades, especialmente la malaria.

 

Categorías: África, Geografía regional, Kenia