Geografía

Inicio América, Asia, Geografía regional Estrecho de Bering

Estrecho de Bering

Publicado por Daniel Terrasa

El Estrecho de Bering separa los continentes asiático y americano por el norte a la vez que sirve de conexión entre el Océano Pacífico y el Océano Glacial Ártico. Su parte más estrecha mide algo más de 87 kilómetros, y va desde el Cabo Dezhneve, en la costa rusa, hasta el Cabo Prínicipe de Gales en Alaska (Estados Unidos).

La profundidad del Estrecho de Bering oscila entre los 30 y los 50 metros. Durante largos periodos de la historia geológica reciente del planeta esta zona estuvo desprovista de agua, haciendo que quedaran conectados ambos continentes por vía terrestre.

Se cree que el poblamiento humano de América tuvo lugar durante una de estas fases, en concreto durante la glaciación de Würm, hace unos 110.000 años.

En esa época la zona de Bering era una región terrestre bautizada por los paleo-geógrafos como Beringia o Puente de Bering.

El nombre de este estrecho se debe al navegante danes Vitus Bering que, aunque no fue el primero en navegar por él, sí fue el primero en explorarlo a fondo a mediados del siglo XVIII.

Durante la Guerra Fría, el Estrecho de Bering pasó a ser una frontera directa entre las dos grandes potencias mundiales, la Unión Soviética y los Estados Unidos. Ambas costas fueron fuertemente militarizadas dando lugar a lo que se conoció como «Cortina de Hielo».

Islas Diomedes

Justo en el centro del Estrecho de Bering se encuentra el archipiélago de Diomede (o Gvozdev en ruso), compuesto por dos islas:

  • Diomedes Mayor (Rusia), con una extensión de 29 kilómetros cuadrados y sin población estable.
  • Diomedes Menor (Estados Unidos), que tiene una superficie de 7,3 kilómetros cuadrados y con una población estimada de unas 150 personas.

Entre ambas islas pasa la Línea internacional de cambio de fecha. El canal de 3,7 km de anchura que separa Diomedes Mayor de Diomedes Menor se congela en invierno, por lo que puede ser atravesado a pie. En esos momentos se convierte durante algunos meses en la única frontera terrestre entre la Federación Rusa y Estados Unidos.

Proyectos para el Estrecho de Bering

Puente de Bering

Desde mediados del siglo XIX se han barajado varios proyectos de conectar las dos orillas del Estrecho de Bering mediante puentes. El proyecto más reciente contempla la construcción de un puente que conectaría Alaska con las islas Diomedes, donde debido a su elevación sería necesario construir un túnel (uno en cada isla) parta después tender un nuevo puente hasta la costa rusa.

Este puente sería la pieza central del proyecto TKM-World Link, un enlace planeado de 6.000 kilómetros entre Siberia y Alaska que proporcionará petróleo, gas natural, electricidad y pasajeros de ferrocarril a Estados Unidos desde Rusia.

Represa de Bering

Algo más estrambótico es el proyecto de los años 50 diseñado por Petr Borisov, que consistía en construir una represa de 90 km de ancho a través del estrecho de Bering. El objetivo de esta idea era impedir que la corriente fría del Pacífico penetrara en el Ártico a fin de que este océano se descongelara y se pudiera incrementar el tráfico marítimo por sus aguas.

Desechado en su día, este plan se ha recuperado recientemente pero con un objetivo muy distinto: la preservación del casquete polar ártico contra el calentamiento global.

Categorías: América, Asia, Geografía regional