Geografía

Inicio Asia, Bután, Geografía regional Bután: geografía humana

Bután: geografía humana

Publicado por Daniel Terrasa

Bután es un país relativamente poco poblado, sobre todo en la fría y accidentada región del Alto Himalaya y las zonas semi-desérticas que bordean la llanura de Duars. Las condiciones físicas adversas en ambas áreas limitan a la mayoría de la población a los valles fértiles del interior.

Tres de cada cuatro butaneses viven en zonas rurales. La ciudad más poblada es la capital Timbu, con 100.000 habitantes (una octava parte de la población total del país).

El territorio nacional se divide en 20 distritos, que a su vez están subdivididos en municipios.

Hay tres grandes grupos étnicos en Bután: los Bhutia (también llamados Ngalop), los Nepaleses y los Sharchop.

Los Bhutia son el grupo étnico más grande y representan aproximadamente la mitad de la población. Son los descendientes de los inmigrantes tibetanos que llegaron al sur de Bután a partir del siglo IX. Son la etnia mayoritaria del norte, centro y oeste de Bután. Dominan la vida política de Bután.

En el sur y suroeste de Bután la población se encuentra mucho más mezclada, aunque con superioridad numérica para los Nepaleses, que constituyen aproximadamente un tercio de la población total del país. El creciente número de nepaleses llevó al gobierno de Bután a prohibir más inmigración desde Nepal a partir de 1959 y prohibir los asentamientos nepaleses en el centro de Bután. La tensión entre ambas comunidades sigue siendo un importante problema político interno.

En el este de Bután viven las tribus de las montañas. La principal de ellas es la de los Sharchop, que se consideran a sí mismos los primeros habitantes de Bután.

Lengua y religión

Los Buthia hablan una variedad de idiomas tibetano-birmanos. El más importante de ellos, el dzongkha, es el idioma oficial de Bután. El nepalí es hablado principalmente por los miembros de esta etnia.

Alrededor del 75% de la población de Bután es budista, principalmente de la variedad tibetana. Hasta el año 2008 fue la religión oficial del estado, aunque ahora simplemente tiene la consideración de «herencia espiritual» del país. El budismo butanés, aunque pertenece a la familia más grande de tradiciones budistas tibetanas, tiene un carácter único.

Aparte del budismo, el hinduismo tiene muchos seguidores en Bután, particularmente dentro de la comunidad nepalí. Los hindúes constituyen casi una cuarta parte de la población. También hay una pequeña población cristiana.

Economía

Bután ha sido históricamente un país eminentemente agrícola. Aún hoy el sector agrario sigue siendo uno de los principales contribuyentes al producto interno bruto (PIB) y uno de los principales empleadores de la fuerza laboral. Los principales cultivos son maíz, patata, arroz, cítricos y diversas especias, como la nuez moscada o el cardamomo. Cerdos y caballos son criados en los valles y zonas de pastos.

Existen importantes depósitos minerales en Bután (carburo de calcio, plomo, cobre, estaño, hierro y plata), pero la minería sigue teniendo una importancia limitada en la economía.

La industrialización llegó al país hace unos cincuenta años y de forma sólo parcial. Hay plantas productoras de cemento, productos químicos y alimentos procesados, todas ellas situadas en el sur del país, cerca de la frontera con India. Phuntsholing, con casi la mitad de la actividad manufacturera de Bután, es el mayor centro industrial.

Categorías: Asia, Bután, Geografía regional