Geografía

Inicio Asia, Líbano Líbano: relieve e hidrografía

Líbano: relieve e hidrografía

Publicado por Daniel Terrasa

Al encontrarse en el corazón de una importante región montañosa de Oriente Próximo, la geografía física del Líbano es extremadamente compleja y variada. Los accidentes geográficos, el clima, los suelos y la vegetación presentan cambios bruscos e incluso sorprendentes dentro de una misma zona.

Se pueden distinguir cuatro regiones fisiográficas en el Líbano: una llanura costera estrecha a lo largo del Mar Mediterráneo, las montañas del Líbano, el valle de Bekaa y las sierras del Hermón y el Anti-Líbano, que corren paralelas a las montañas libanesas.

La llanura costera es estrecha y discontinua, llegando incluso a  desaparecer en algunos puntos. Está formada por aluviones depositados en ríos y sedimentos marinos, que se alternan repentinamente con playas rocosas y bahías arenosas. El suelo es generalmente es fértil.

Las montañas nevadas del Líbano son una de las características más destacadas del paisaje de este país. La cordillera, que se eleva abruptamente desde la costa, forma una cresta de piedra caliza y arenisca, cortada por gargantas estrechas y profundas. Tiene aproximadamente 160 kilómetros de largo y con un ancho que varía entre 10 y 56 kilómetros.

Su elevación máxima es Qurnat al-Sawda (3.088 m), el pico más alto del país. En las laderas de esta montaña (imagen inferior) se extienden grandes bosques de cedros.

Otro pico destacado en esta cordillera es el Jabal Sannin (2.695 m), que se levanta al noreste de la capital, Beirut. Hacia el sur, la cordillera se ramifica hacia la costa dando lugar a las montañas Shuf y a las colinas de Galilea, que son sierras de menor altura.

El valle de Bekaa está delimitado por las montañas del Líbano por el oeste y las montañas Anti-Líbano por el este. Su suelo es muy fértil. El valle, de aproximadamente 180 kilómetros de largo y 25 kilómetros de ancho, es una prolongación hacia el norte del Rift de África Oriental. El valle superior del Jordán también forma parte de este sistema.

La cordillera de Anti-Líbano discurre en sentido norte-sur con una elevación decreciente. Su pico más importante es el Monte Hermón (2.814 metros).

Los ríos libaneses, aunque numerosos, son en su mayoría torrentes de invierno de curso estacional. Estos ríos intermitentes drenan las laderas occidentales de las montañas del Líbano.

La única excepción es el río Litani, que tiene una longitud de 145 kilómetros. Nace cerca de las famosas ruinas de Baalbek  y fluye hacia el sur por el Valle de Bekaa  para desembocar en el Mediterráneo cerca de la histórica ciudad fenicia de Tiro. Los otros dos ríos importantes del país son el Orontes y el Kabir.

Categorías: Asia, Líbano