Geografía

Inicio Afganistán, Asia Afganistán: relieve e hidrografía

Afganistán: relieve e hidrografía

Publicado por Daniel Terrasa

La característica geográfica más sobresaliente de Afganistán es su cordillera principal, el Hindu Kush. Este formidable sistema montañoso se extiende a lo largo de toda su geografía de noreste a suroeste y, junto a sus cordilleras subsidiarias, divide Afganistán en tres grandes regiones geográficas: las tierras altas centrales, las llanuras del norte y la meseta del suroeste.

Unos 160 kilómetros al norte de Kabul, el Hindu Kush se extiende en diferentes direcciones: las montañas Torkestan hacia el noroeste;  las montañas Hesar hacia el norte; y las cordilleras de Malmand y Khakbad hacia el suroeste.

En la frontera oriental con Pakistán, varias cadenas montañosas aíslan efectivamente el interior del país de los vientos cargados de humedad que soplan desde el Océano Índico, lo cual determina a su vez la extrema sequedad del clima afgano.

Las tierras altas centrales son en realidad una prolongación de la cadena del Himalaya, que también incluye al Hindu Kush (imagen inferior). Su área de aproximadamente 415.000 kilómetros cuadrados es una región de valles profundos y estrechos y montañas altas, con picos que se elevan por encima de los 6.400 metros.

Los pasos de alta montaña, como el Paso Shebar ubicado al noroeste de Kabul o los pasajes de Khyber, que conduce al subcontinente indio a través de Pakistán, son de gran importancia estratégica.

La región de las llanuras del norte, al norte de las tierras altas centrales, se extiende hacia el este desde la frontera iraní hasta las estribaciones de la Meseta de Pamir, cerca de la frontera con Tayikistán. Comprende unos 100.000 kilómetros cuadrados de llanuras y colinas fértiles. El curso del río Amu Darya separa esta región de la estepa de Asia Central.

La meseta del sudoeste, al sur de las tierras altas centrales, es una región desértica de unos 130.000 kilómetros cuadrados de extensión. En ella se encuentran la región arenosa de Rigestan y el desierto de Margow.

Hidrografía

Prácticamente todo el sistema de drenaje de Afganistán está encerrado dentro del país. Solo los ríos del este, que drenan un área de 83.000 kilómetros cuadrados, desembocan en el mar. Estos son los principales ríos del país:

  • El Kabul, la principal corriente del este del país, fluye hacia el río Indo en Pakistán. Casi todos los otros ríos importantes del país se originan en la región de las tierras altas centrales y desembocan en lagos interiores o mueren en desiertos arenosos.
  • El Amu Darya (en la imagen), de 2.540 kilómetros de largo, se origina en los glaciares del Pamir y drena un área de aproximadamente 241.000 kilómetros. Forma la frontera entre Afganistán y las repúblicas de Tayikistán y Uzbekistán a lo largo de casi 1.000 kilómetros. Sus principales afluentes afgano son el Kowkcheh y el Qonduz.
  • El Harirud nace en las laderas occidentales de las montañas Baba y fluye hacia el oeste a través del amplio valle de Herat. Después gira hacia el norte para marcar la frontera entre Afganistán e Irán durante unos 100 kilómetros. Más adelante se adentra en Turkmenistán y desaparece en el desierto de Karakum.
  • El Helmand también tiene su origen en las montañas de Baba. Su curso es de 1.150 kilómetros y cuenta con numerosos afluentes. Este río atraviesa el desierto de Margow y desemboca en el sistema de lagos salinos estacionales situados a lo largo de la frontera iraní.

Los lagos más importantes de Afganistán son el Saberi en el suroeste y el Istadeh-ya Moqor, en el sureste. Ambos son lagos salados.

En las montañas Baba se hallan los pequeños lagos Amir, famosos por sus llamativos colores.

 

Categorías: Afganistán, Asia