Geografía

España: población

Publicado por Santiago

España tiene unos 42 millones de habitantes. Se trata de una población moderna, que ha terminado la transición demográfica, pero en la que aún están vivas las últimas generaciones de esa transición. Esto implica que España tiene unos bajos índices de natalidad y de mortalidad, sobre todo infantil. Todo ello provoca alarmantes índices de envejecimiento de la población.

Densidad de población en España

La distribución de la población en España tiene un modelo muy estable, que se remonta al siglo XIX. Se concentra en las regiones de la periferia y en Madrid, mientras que las regiones del interior están más despobladas. Sólo Lugo es una provincia periférica con baja densidad de población.

El caso de Madrid es excepcional, ya que su gran población se debe a su carácter de capital de España, por lo que atrajo grandes contingentes de población en los años 60 y 70 del siglo XX. Del resto de las capitales del interior sólo Valladolid destaca de la situación de su entorno. En muchas de las provincias del interior sólo tiene carácter urbano la capital: Ávila, Cuenca, Soria, Teruel, Palencia, Guadalajara, etc.

La mayoría de las poblaciones con más de 10.000 habitantes se encuentra en la costa levantina, Barcelona y Valencia, demás de otras provincias como Sevilla, La Coruña, Asturias, Cádiz, Murcia y Pontevedra.

Las regiones con más población son Andalucía, Cataluña, Baleares, el País Vasco. Son las regiones más industrializadas y ricas.

La española es una sociedad claramente urbana. El 78% de los españoles viven en núcleos urbanos, a pesar de los fenómenos de dispersión en torno a las grandes ciudades.

Uno de los fenómenos que más ha marcado la historia de la población española es el de la emigración. Desde el descubrimiento de América la emigración a este continente ha sido continua. No obstante, fue precisamente tras la independencia de América cuando más población emigró a América.

Durante los años 60 y 70 del siglo XX, y ante la difícil situación económica que se vivía en España, se produjeron dos fenómenos migratorios masivos: el éxodo rural, que despobló el campo concentrando a la gente en las ciudades, y la emigración a Europa, cuyas divisas fue uno de los factores de desarrollo de la economía española de la época.

Así, durante la mayor parte de su historia España ha sido un país de emigrantes, sin embargo, desde la entrada en la Unión Europea de España, y más concretamente desde finales de la década de 1990, el enorme desarrollo económico ha convertido a este país en tierra de inmigración. Los inmigrantes son personas jóvenes que se emplean normalmente en la agricultura (Almería, Murcia, Lérida, Barcelona), en la construcción (Madrid, Barcelona, País Vasco, Galicia) y en la minería (Asturias, León, Palencia); así como en servicios poco especializados: camareros, cuidadores, etc.

Los países de origen de los inmigrantes son los países americanos (Ecuador, Colombia, Argentina, Brasil, Venezuela, México, Perú), los países africanos (Marruecos, Argelia, Cabo Verde y los países subsaharianos en general), los países del este de Europa (Rusia, Hungría, Polonia, Yugoslavia) y los países del lejano oriente (China sobre todo).

España también es tierra de acogida para jubilados de Europa, que buscan una calidad de vida mejor, precios de las cosas más baratos, y un clima propicio. Con ello vienen jóvenes de esos países que trabajan en proporcionar servicios a esta nueva población.

Las mayores poblaciones de España son:

    * Madrid 3.128.600 h
    * Barcelona 1.605.602 h
    * Valencia 805.304 h
    * Sevilla 704.414 h
    * Zaragoza 649.181 h
    * Málaga 560.631 h
    * Murcia 416.996 h
    * Las Palmas de Gran Canaria 377.056 h
    * Palma de Mallorca 375.048 h
    * Bilbao 354.145 h

Categorías: España, Geografía de la población