Geografía

Padrón Real

Publicado por Pablo Guerrero

También denominado Padrón General, era el más importante mapa oficial, utilizado como modelo para elaborar cartas náuticas y otros mapas que llevaban los barcos españoles del siglo XVI.

Este modelo en un primer tiempo fue similar al mapa principal secreto portugués, desarrollado por la organización portuguesa Casa Da India, pero más adelante fue perfeccionándose de acuerdo a la actividad expedicionaria española. De esta manera, el Padrón Real era diseñado y mantenido por la Casa de Contratación de Indias, en Sevilla, un organismo creado en 1503 que llevaba adelante también la tarea de promover y regular el comercio de navegación con el Nuevo Mundo.

Cuando un barco iba a zarpar, los pilotos debían contar obligatoriamente con una copia de la carta oficial, so pena de una multa de 50 doblas si no cumplían. Y al regresar de sus viajes, debían comunicar bajo juramento todos los hallazgos realizados y detallar las características de las nuevas tierras, latitudes y longitudes.

Hubo muchos pilotos y cartógrafos oficiales que colaboraron en la creación y desarrollo del Padrón Real, como Américo Vespucio, Sebastián Caboto, Juan López de Velazco, Alonso de Santa Cruz, entre otros.

Después de concretar su último viaje en 1507, Américo Vespucio, junto con Juan Díaz de Solís, Yáñez Pinzón y Juan de la Cosa, participó como cartógrafo experto en la Junta de Burgos y en 1508 el rey Fernando lo nombró “Piloto Mayor de Castilla”, cuyas numerosas funciones dependían de la Casa de Contratación y consistían en inspeccionar los instrumentos de navegación, investigar sobre todo aquello vinculado a esta actividad, proponer soluciones, enseñar habilidades de navegación, pilotaje y cosmografía en la nueva escuela de navegación, evaluar a los alumnos y aplicar sanciones en caso de que violen las normas. Pero fundamentalmente, Vespucio tenía a su cargo la tarea de confeccionar y resguardar los registros cartográficos e hidrográficos, inclusive el Padrón Real.

Ese mismo año el rey Fernando, que había recuperado el gobierno de Castilla cuando murió Felipe, ordenó retomar las expediciones y exploraciones al Paso del Sur y demás regiones del Nuevo Mundo en busca de los caminos de las tan codiciadas especias. Yáñez Pinzón y Juan Díaz de Solís fueron los elegidos para encabezar esta tarea.
Todos estos hechos fueron sólo el inicio de una actividad muy minuciosa y permanentemente mejorada en años, décadas y siglos posteriores.

Hubo unas cuantas versiones de la carta principal, basadas en los datos obtenidos de la circunnavegación del mundo de Fernando de Magallanes y en las exploraciones españolas en América del Norte. Entre esas versiones estaban las del cosmógrafo e inventor portugués Diego Ribero, de los años 1525 a 1532, la del cartógrafo Alonso Chávez, de 1536, y la de Alonso de Santa Cruz, de 1542.

Ya no hay rastros de estos documentos originales, aunque sí se conservan algunas copias, como un planisferio atesorado en la biblioteca Medicea-Laurenziana, que sería copia del Padrón Real, o un mapamundi similar ubicado en el archivo del marquesado de Castiglione, en Mantua. Pero la copia más importante y exacta del Padrón General fue entregada en 1529 por el Emperador al Papa Clemente VII, y hoy es preservada en la Biblioteca Vaticana.

Categorías: Cartografía, Geografía general