Geografía

Inicio Irlanda, Relieve, Unión Europea Irlanda: Relieve

Irlanda: Relieve

Publicado por Santiago

Irlanda tiene un aspecto de país montañoso, aunque las altitudes de sus montañas son modestas. Se trata de un gran macizo antiguo ligeramente hundido en el interior, que ha sido ocupado por rocas sedimentarias formando, así, una llanura ondulada. Los montes tienen una altitud de entre 150 y 900 metros. El pico más alto es el monte Carrantuohill que alcanza los 1.041 metros.

Commons Wikimedia: Monte Carrantuohill (Irlanda)

En Irlanda podemos distinguir la región oeste, en torno a Galway y Donegal que es el macizo metamórfico principal compuesto por rocas metamórficas e ígneas procedentes de la orogenia caledoniana. Destacan las rocas basálticas, y la formación conocida como Calzada de los Gigantes, en el condado de Antrim.

Entre el sureste del Ulster, Longford y Navan, encontramos rocas del Ordovícico y el Silúrico con rocas semejantes a las de las Highlands de Escocia.

En torno a la costa de Wexford encontramos intrusiones plutónicas similares a las de las península de Cornualles.

En torno a la bahía de Bantry y las montañas de Macgillycuddy’s Reeks existen rocas del Devónico.

Todo este conjunto constituye un anillo de rocas duras que rodean el centro del país, el cual está recubierto por rocas sedimentarias, calizas del Carbonífero, bien desarrollada. En torno a Lisdoonvarna existe un conjunto cárstico de grandes dimensiones.

La región estuvo sometida a la erosión glaciar y periglaciar por lo que son comunes los valles en forma de U, los drumlin y los esker, característicos de las formas periglaciares. Las calizas están recubiertas por arcillas y arenas procedentes de los restos de la erosión glaciar, que forman las suaves colinas que caracterizan el paisaje del interior irlandés.

Esta estructura explica la disposición de las cadenas montañosas, todas ellas costeras. Las principales son: los Macgillycuddy’s Reeks, los montes Comeragh, las montañas Blackstair, los montes Wicklow, los Mournes, los Glens of Antrim, las montañas Sperrin, las montañas Bluestack, los montes Derryveagh, las montañas Ox, los montes Nephinbeg, las montañas Twelve Bens y Maumturks. En el sur hay algunas montañas un poco más alejadas de la costa: las montañas Galtee, las montañas Silvermines y Slieve Bloom.

Destaca, también, la forma de la costa, muy recortada. Se trata de rías y fiordos que han sido inundados con el ascenso del nivel del mar desde el fin de la última glaciación. Existen muy pocas playas, y siempre muy pequeñas. La costa, en general, se resuelve en una larga sucesión de acantilados. Existen gran número de cabos, penínsulas y bahías. Las más importantes son las bahías de Donegal, Clew, Galway y Liscannor; los estuarios de Shannon, Dingle, Kenmare y Bantry. Está rodeada por centenares de pequeñas islas, las más importantes son las islas de la bahía de Donegal, las islas Aran (Inishmore, Inishmaan e Inisheer), y la isla de Achill, la más grandes del país.

Los cabos más importantes son el cabo Malin, en la península de Inishowen, que es el punto más septentrional de Irlanda, el cabo Mizen, en el condado de Cork, que es el punto más meridional, el cabo Erris, en el condado de Mayo, que es el punto más al noroeste y la punta Carnsnore el condado de Wexford, que es el punto más al sudeste. Otros cabos importantes son el Hook Head, la Old Head of Kinsale, el larguísimo Loop Head y el cabo Hag’s.

Commons Wikimedia: Relieve de Irlanda

Categorías: Irlanda, Relieve, Unión Europea