Geografía

Mar de Irlanda

Publicado por Daniel Terrasa

El Mar de Irlanda es la porción del Océano Atlántico que se extiende entre las islas de Irlanda y Gran Bretaña. Su superficie es de 46.000 kilómetros cuadrados. Su extensión de norte a sur es de 310 kilómetros, mientras que su anchura oscila entre los 32 y los 48 kilómetros.

Sus aguas bañan las costas de dos Estados: la República de Irlanda y el Reino Unido. Está conectado por el sur con el Mar Céltico a través del Canal de San Jorge. Su límite norte está marcado por el Estrecho de Moyle, donde por cierto se encuentra su punto de máxima profundidad (315 metros), en Beaufort’s Dyke.

Las evidencias geológicas muestran que durante la última glaciación, hace unos 20.000 años, el mar de Irlanda fue un lago de agua dulce. Tras la retirada de los hielos, habría quedado conectado con el océano.

La costa irlandesa es relativamente rectilínea y regular (en contraste con la accidentada costa occidental de la isla). En ella destacan algunos pequeños entrantes como la bahía de Dublín y los fiordos de Carlingford, Strangford y Belfast.

La costa británica es en cambio mucho más recortada, presentando importantes golfos como Firth of Clyde (Escocia), Solway Firth y Morecambe Bay (Inglaterra) o Cardigan Bay (Gales).

Islas del Mar de Irlanda

Las principales islas del Mar de Irlanda son Anglesey y Man. Ambas pertenecen al Reino Unido.

Anglesey

Anglesey, frente a la costa de Gales, es la isla más grande del Mar de Irlanda con 715 kilómetros cuadrados de superficie.

Está conectada a tierra firme por el Britannia Bridge. En ella viven unas 70.000 personas.

Isle of Man

La segunda isla en tamaño del Mar de Irlanda es la Isla de Man. Su ubicación en la zona central, casi a la misma distancia de Inglaterra y Escocia que de Irlanda, hace que este mar sea conocido también como Manx Sea (mar de Man).

Su extensión es de 572 kilómetros cuadrados y cuenta con una población de aproximadamente 84.00 habitantes.

Importancia económica

El Mar de Irlanda tiene una importancia económica significativa para el comercio regional, el transporte marítimo y la generación de energía, tanto por sus plantas de energía eólica como sus plataformas de extracción de hidrocarburos.

El tráfico anual entre Gran Bretaña e Irlanda asciende a más de 12 millones de pasajeros y 17 millones de toneladas de mercancías. Los principales puertos son Dublín, en el lado irlandés, y Liverpool, en el británico.

Existe un proyecto (todavía en fase de estudio) para construir un túnel en el extremo sur del mar de Irlanda, el llamado Tusker Tunnel, entre los puertos de Rosslare y Fishguard.

Problemas medioambientales

Uno de los aspectos por los que el mar de Irlanda es tristemente famoso es por sus altos niveles de radiactividad. La planta nuclear británica en Sellafield fue durante años la responsable de la contaminación del mar mediante el vertido de cerca de 250 Kg de plutonio en los sedimentos marinos. Por otra parte, la zona de Beaufort’s Dyke fue utilizada durante años como vertedero de desechos nucleares.

Toda esta contaminación ha afectado de forma muy negativa a la flora y la fauna del mar de Irlanda.

Categorías: Europa, Geografía regional