Geografía

Inicio Antártida Lago Vostok

Lago Vostok

Publicado por Daniel Terrasa

El lago Vostok es el más grande de los casi 400 lagos subglaciales catalogados hasta la fecha en la Antártida. Se encuentra bajo la estación científica rusa Vostok, de la que toma el nombre. Se trata de un lago de agua dulce situado aproximadamente a 4.000 metros bajo la superficie del hielo, lo que lo sitúa a aproximadamente 500 metros por debajo del nivel del mar.

Sus dimensiones estimadas son 250 kilómetros de largo por 50 kilómetros de ancho, cubriendo un área de 12.500 kilómetros cuadrados. Estas cifras hacen de él el 16º lago más grande del planeta por área de superficie. Su profundidad media es de 432 metros, con un volumen estimado de 5.400 kilómetros cúbicos.

El lago está dividido en dos cuencas profundas separadas por una cresta. La cuenca más profunda alcanza los 800 metros de profundidad.

Descubrimiento y exploración

La existencia de un lago subglacial en la región de Vostok fue sugerida por primera vez por el geógrafo ruso Andrey Kapitsa, basándose en sondeos sísmicos realizados durante las expediciones antárticas de 1959 y 1964. La constatación final no se produjo hasta el año 1993.

El 5 de febrero de 2012, un equipo de científicos rusos atravesó el escudo de hielo hasta alcanzar la superficie del lago.

En 2005 se encontró una isla en la parte central del lago. Al año siguiente, fueron descubiertos dos lagos más pequeños cercanos al Vostok, denominados 90 Grados Este y Sovetskaya. Los expertos creen que estos lagos podrían estar conectados por una red de ríos subglaciales.

El agua del lago está depositada sobre un lecho de sedimentos de 70 metros de espesor. Esto ofrece la posibilidad de que contengan un registro único del clima y la vida en la Antártida antes de que se formara la capa de hielo. Gracias a la presión, las aguas subglaciales del lago Vostok permanecen en estado líquido. Por otra parte, se estima que la concentración de oxígeno del lago es varias veces superior a la que se halla en la superficie terrestre.

Los científicos opinan que el lago ha permanecido alejado del contacto con la atmósfera desde hace millones de años. Eso convierte al lago Vostok en el hábitat ideal para un ecosistema único por su aislamiento. Las especies que viven en sus aguas (fundamentalmente microorganismos) llevan millones de años aisladas del resto del mundo en una especie de cápsula impermeable.

Se han hallado bacterias y otros microbios en las muestras de hielo recogidas a mayor profundidad, lo cual podría ser la prueba de la existencia de vida. Sin embargo, hay quienes opinan esas bacterias son elementos ajenos, introducidos por accidente por los mismos científicos durante sus perforaciones.

Esto ha suscitado un debate entre la comunidad científica en torno a la conveniencia de seguir explorando el lago o bien dejarlo como uno de los últimos espacios inviolados del planeta.

Categorías: Antártida