Geografía

Avulsión

Publicado por Pablo Guerrero

Se denomina avulsión, dentro del ámbito de los estudios geológicos de sedimentos y de formas fluviales, al drenaje acelerado del agua perteneciente al cauce de un río y consecuentemente la formación de un río nuevo. Es común que las avulsiones sucedan debido a fuertes pendientes en el terreno cuando las del cauce resultan menores a las que podría tomar el río si llegase a ejercer un nuevo camino.

Conjuntos deltaicos:

Los sistemas de deltas suelen presentar avulsiones debido al depósito de sedimentos al momento en que el río desemboca en el océano y las variaciones en los cauces resultan demasiado chicas para soportar el cambio. Cuando sucede este proceso de avulsión se suele llamar delta cambiante o delta switching en inglés.

Las acumulaciones de sedimentos en los ríos son la consecuencia de la formación de un lóbulo deltaico individual que ejerce fuerza hacia el mar. Un claro ejemplo observable es el delta pie de pájaro ubicado en el río Misisipi. Al momento en que el lóbulo deltaico se mueve la pendiente del río disminuye (ya que su cauce se agranda) y se vuelve inestable. Muchas veces el río termina por verse roto en sus cauces naturales debido a la presión del agua y las pendientes. Cuando esto sucede se producen las tan conocidas inundaciones, se derrama agua y se termina por generar un nuevo camino que llevará el agua hacia el océano, buscando de esta forma un camino con menos pendiente pronunciada.

Al producirse una avulsión el cauce recién generado moverá consigo sedimentos que llegarán hasta el océano, contrayendo de esta forma otro lóbulo deltaico. El delta del que ha salido este cauce finalmente resulta por desaparecer. Como ya hemos afirmado este proceso comúnmente es denominado delta cambiante.

A su vez este proceso tiene que ver con la red de canales distributivos del río que se puede analizar en un delta ubicado en un río. Si el causal de agua presenta estas características alguno de sus tantos flujos puede llegar a despegarse del río y pasar a pertenecer al cauce que ha abandonado el río. Si estos cambios de cauces ocurren de forma súbita terminará por formarse un delta maduro y el río finalmente obtendrá una red de distributivos.

La subida del nivel del mar, también llamada subsidencia del delta, puede llegar a provocar reflujos o acumulamientos en el delta mencionado. Estos acumulamientos se van produciendo en los canales, que se van llenando, y dejan una marca geológica de la avulsión de los cauces a lo largo del tiempo. Habitualmente se producen las avulsiones cuando el terreno de un cauce de agua del río crece mucho como para producir que el nivel del río se ubique sobre la llanura de inundación y se produzca de esta forma un cauce con formas profundas. Cuando esto ocurra se podrá observar que se genera una carga hidráulica lo suficientemente grande como para producir daños y generar grietas o roturas graves en los diques naturales de origen natural también, produciendo así una avulsión.

Categorías: Geografía general, Hidrografía