Geografía

Inicio Asia, Geografía económica, Japón Japón: Economía, sector secundario

Japón: Economía, sector secundario

Publicado por Santiago

Japón es uno de los grandes países industriales del mundo. Su despegue industrial se remonta a la segunda mitad del siglo XIX, en la época Meijí. Se trata de una industria impulsada por el Estado, y en buena medida al servicio de los intereses militares del país. De esta manera tiene muy poco que ver con la industria tradicional. No es la artesanía local la que se industrializa si no la importación de los modelos productivos de Europa, especialmente de Alemania. En general copia los productos europeos, usando tecnologías más eficaces, además de una mano de obra barata, rápida, cualificada y sumisa. Pero la industria actual es de nuevo cuño. Despega después de la segunda guerra mundial, gracias a la transferencia tecnológica que hace EE UU con motivo de la guerra de Corea.

Commons Wikimedia: Vista de Osaka (Japón)

Japón no dispone de las materias primas necesarias para alimentar su industria, por lo que ha de importar, en la práctica, todo lo que transforma. Sin embargo, esto no es un impedimento para el sector, ya que la japonesa es una industria muy productiva, que usa poco factor tierra para elaborar bienes de alto valor añadido, y con pocas exigencias energéticas.

La región industrial de Japón, por excelencia es el ángulo sureste entre la costa del Pacífico y el mar del Japón. Su localización depende mucho de la presencia de un puerto industrial que dé salida a los productos.

Entre los principales sectores industriales se encuentra la siderurgia, especialmente la siderurgia de transformación que elabora maquinaria, coches, barcos, aviones, trenes, etc. El sector del automóvil es uno de los más significativos de Japón, ya que buena parte de su producción se exporta a todo el mundo. Se trata de coches baratos, pequeños y de bajo consumo, muy adecuados para las congestionadas ciudades modernas y las clases medias de todo el mundo.

La industria textil es la única, significativa, que sí tiene una tradición preindustrial en Japón. Se nota en su estructura empresarial, mucho menos concentrada y más diseminada, aunque la región textil por excelencia es la costa del Pacífico.

Japón es una referencia mundial en altas tecnologías: televisores, equipos de sonido, ordenadores y programas, teléfonos móviles, etc.

La industria japonesa cubre la demanda de sus conciudadanos, a la que va dirigida primeramente, pero también tiene un gran potencial exportador. Son productos que tienen buenos precios y de calidad buena o suficiente, por lo que son muy demandados en todos los países.

Entre las empresas más importantes del mundo hay muchas japonesas: Mitsui, Itochu y Mitsubishi. Las grandes empresas japonesas son zaibatsu, grandes conjuntos empresariales que abarcan todos los sectores de la producción, explotación, consumo y financiación del sector industrial.

El consumo de energía es muy alto, aunque inferior a otros países desarrollados, ya que sus productos industriales son los de más bajo consumo que la tecnología permite. Casi toda la energía eléctrica que consume la produce por medio de recursos importados, excepto la hidroeléctrica, y las renovables. La principal fuente de energía es el petróleo, que ha de importar por completo, pero lo refina todo. A la producción termonuclear llegó más tarde que los países europeos y EE UU, por motivos psicológicos, pero hoy en día sus centrales nucleares son de las más seguras del mundo y la principal forma de producción de energía eléctrica del Japón. No exporta energía eléctrica, por lo que el tercer productor de electricidad del mundo consume todo lo que produce.

Categorías: Asia, Geografía económica, Japón