Geografía

Inicio Climatología Mapas del tiempo: descripción

Mapas del tiempo: descripción

Publicado por Santiago

Un mapa del tiempo es aquel en el que se representa el tiempo atmosférico en un momento dado para una región concreta. Este mapa nos permite explicar porqué hace el tiempo que tenemos y predecir el que hará en las siguientes horas y días, con un grado de fiabilidad muy grande para el conjunto del país y hasta un límite de tres días.

Los mapas del tiempo son muy útiles para muchas actividades, y como el tiempo cambia con el paso de las horas se elaboran continuamente, y se ofrecen en los informativos varias veces al día.

Commons Wikimedia: Borrasca sobre Islandia

Los datos con los que se elabora un mapa del tiempo provienen de las estaciones meteorológicas y de los datos de satélites, aviones y globos sonda.

Existen diversos tipos de mapas del tiempo, según sus características. Los más populares son los mapas significativos, en los que el tiempo aparece representado con unos símbolos arbitrarios que indican qué tipo de tiempo hace o hará: sol, nubes, lluvia, nieve, dirección de los vientos, etc. Estos mapas dan la información del tiempo de manera muy clara pero no permite predicciones, si no que son mapas en los que ya se han extraído las conclusiones.

Los mapas del tiempo que aquí nos interesan son los sinópticos, es decir aquellos que representan las isobaras y los frentes. Con ellos sí es posible determinar qué tiempo hace y cómo evolucionará en las próximas horas.

Las isobaras son las líneas que unen los puntos de igual presión atmosférica, medida en milibares, o hectopascales. Estas líneas, en ocasiones, tienen unas flechitas que indican la dirección del giro. Son siempre líneas cerradas. El aspecto de las isobaras se asemeja mucho a las curvas de nivel de un mapa topográfico, y se interpretan de manera análoga. La equidistancia (en diferencia de presión) entre dos isobaras consecutivas es de cuatro milibares.

Los frentes son líneas más gruesas que cortan las isobaras. Marcan la frontera entre una masa de aire cálida y una masa de aire fría. Existen tres tipos de frentes:

    * Frente cálido: aquel en el aire cálido (por detrás) empuja al aire frío (por delante). Se representa con unos semicírculos sobre la línea del frente que mira hacia el aire frío.
    * Frente frío: aquel en el que el aire frío (por detrás) empuja al aire cálido (por delante). Se representa con unos triángulos sobre la línea del frente que mira hacia el aire cálido.
    * Frente ocluido: aquel en el que el frente frío, más rápido, ha alcanzado al frente cálido. Se representa con triángulos y semicírculos alternándose y mirando en la dirección en la que corre el frente.

Existen dos tipos de mapas sinópticos, los de altura y los de superficie.

Los mapas de superficie son aquellos representan las isobaras reducidas siempre al nivel del mar, aunque la región que atraviesen sea montañosa. La presión media es de 1013 milibares, por lo que valores superiores se consideran de altas presiones, o anticiclones, y valores inferiores de bajas presiones: borrascas o ciclones. Para indicar el centro de los anticiclones y las borrascas se pone una A en los anticiclones (H en inglés) y una B en las borrascas (L en inglés). Si se trata de una alta o baja presión relativa se pone una a y una b (en minúscula). En ocasiones aparece una doble hélice, que indican una borrasca tropical o un huracán.

Commons Wikimedia: Isobaras y frentes

Los mapas de altura son aquellos que representan la situación de la atmósfera a menor presión 300 hectopascales (hPa), 500, 700, 850, etc. Los más comunes son los mapas de 500 hPa, que equivale a unos 5.500 metros, más o menos. Las líneas que aparecen no son isobaras sino isohipsas, es decir curvas de nivel, ya que aquí lo que unen es la altura a la que está determinada presión atmosférica. La equidistancia en los mapas de altura suele ser de 60 metros. Al igual que en los de superficie los anticiclones se representan con una A y las borrascas con una B. En ellos no se representan los frentes, pero sí las isotermas, es decir las líneas que unen los puntos con la misma temperatura, con una «equidistancia» de cuatro grados. Normalmente son líneas discontinuas. Son fundamentales para determinar la posición de las bolsas de aire frío (gota fría). En ocasiones aparece una flecha gruesa que indica la posición de la corriente en chorro.

Los mapas de altura pueden reflejar la situación de superficie o no, por lo que para una correcta predicción hacen falta los dos.

Con elementos tan simples los mapas del tiempo permiten deducir gran cantidad de cosas, gracias a un estudio que permiten su interpretación y hacer una predicción para las próximas horas. Predicción que puede llegar a ser muy precisa si se tiene en cuenta el relieve del país sobre en que se encuentra determinado tipo de tiempo.

Categorías: Climatología

3 comentarios para “Mapas del tiempo: descripción”