Geografía

Inicio Biogeografía, Climatología, Grecia, Unión Europea Grecia: Clima y vegetación

Grecia: Clima y vegetación

Publicado por Santiago

El clima griego es típicamente mediterráneo. El clima mediterráneo domina en todo el país, aunque Macedonia y las llanuras de Tesalia tienen claros matices continentales. No obstante, debido al carácter montañoso hay una clara disimetría climática entre las vertientes de barlovento (oeste) y las de sotavento (este) de los vientos dominantes. Además, la constante presencia del mar dulcifica las temperaturas extremas estacionales.

Commons Wikimedia: Paisaje de Grecia

Los centros de acción que afectan a Grecia son, el frente polar que trae masas de aire frío y húmedo procedentes del Mediterráneo y el continente europeo. El anticiclón de las Azores, que llega en verano, y trae masas de aire cálido y húmedo, y el anticiclón siberiano, que llega en invierno y canaliza masas de aire frías y secas.

Los veranos son largos y cálidos, aunque sin excesos, gracias a la acción de las brisas marinas, y los vientos frescos del interior, que soplan en verano. Los inviernos son cortos y no excesivamente fríos, gracias a la acción moderadora del mar. Las heladas son pocas, y las lluvias medias. Las estaciones medias, primavera y otoño, son lluviosas y cálidas, aunque sus características son muy irregulares. En otoño son frecuentes las gotas frías, episodios de lluvias torrenciales y repentinas que se producen por la diferencia de temperatura entre el mar, muy caliente, y la llegada de las primeras masas de aire polar en altura.

Las temperaturas medias varían entre los 7 ºC del mes más frío (enero) y los 27 ºC del mes más cálido (julio) en Atenas. En las islas estos valores se moderan, con ejemplos como los de Creta, con 10 ºC en enero y 25 ºC en julio, y se extreman en el interior continental con valores como los de Salónica (Macedonia), con 2 ºC en enero y 23 ºC en julio.

Las precipitaciones son escasas, a pesar de la presencia marina. En Atenas apenas se llegan a los 330 mm anuales, en Creta se llegan a los 560 mm, y en Salónica a los 375 mm. Algo mayores son las precipitaciones en las montañas, y en la fachada oriental, donde se superan los 1.000 mm. Muy pocas de estas precipitaciones son en forma de nieve, incluso en las montañas.

La vegetación típica de Grecia es el bosque mediterráneo, en el que domina la encina, el roble y el castaño. La abundante presencia de caliza hace que sean frecuentes las inversiones de la cliserie, y aparezca la encina por encima del roble. Más arriba encontramos coníferas, hayas, y pradera alpina. No obstante, la vegetación natural sólo es posible encontrarla en las montañas más inaccesibles, como en el monte Olimpo, Pindo, y determinados puntos de Arcadia y el Peloponeso. El espacio griego sufre la presión antrópica organizada desde hace miles de años, y eso ha condicionado, grandemente, la distribución de las especies naturales. Muchas son las zonas degradadas hasta la deforestación, en las que predominan las especies subseriales de garriga, maquia y estepa mediterránea. En estas zonas abundan las especies espinosas y aromáticas típicas del sotobosque mediterráneo, como la coscoja, los tomillos, espliegos y romeros. en Grecia no se ha llegado a métodos de explotación del bosque mediterráneo como la dehesa, tan características en otras regiones mediterráneas.

En torno a los ríos aparece el bosque galería con abundancia de chopos, álamos, olmos, y demás especies ripícolas, propias del entorno mediterráneo.

Categorías: Biogeografía, Climatología, Grecia, Unión Europea