Geografía

Inicio Austria, Biogeografía, Climatología, Unión Europea Austria: Clima y vegetación

Austria: Clima y vegetación

Publicado por Santiago

El clima de Austria es el el típico de Europa central, un país frío y alejado del Atlántico, de donde le llegan los vientos dominantes, aunque siente la influencia moderadora del Adriático. No obstante, el carácter montañoso de Austria, sus numerosos valles y su profunda diferencia entre las vertientes de solana y de umbría proporciona a Austria multitud de topoclimas bien diferenciados.

Commons Wikimedia: Paisaje de Austria

El clima típico de Austria es el clima continental húmedo. Sus centros de acción son el frente polar, que trae masas de aire polar marítimo, el anticiclón de las Azores que actúa algunas semanas en verano, y el anticiclón siberiano que extiende su influencia hasta aquí en invierno, época en la que también le afectan otros anticiclones térmicos de carácter más local que se instalan sobre el centro del continente.

Las temperaturas son frías en invierno y frescas en verano. Enero es el mes más frío, con una media de -3 ºC, y julio el más cálido con una media de 18 ºC, aunque hay grandes diferencias entre los fondos de los valles y las montañas. La oscilación térmica anual supera los 20 ºC. En invierno se dan muchos días de inversión térmica, en los que la temperatura es mucho más baja en el fondo de los valles, donde se concentra el aire frío, que en las cumbres.

Las precipitaciones no son muy abundantes. Se sitúan entre los 650 y los 800 mm anuales. No obstante, a medida que ascendemos en altitud las precipitaciones son mayores y alcanzan los 1.500 mm hacia los 2.000 msnm. En estas altitudes la nieve cubre el suelo durante la mayor parte del año. La época más lluviosa del año es el verano.

La altitud de las montañas, y el encontrarse a sotavento de los vientos dominantes, hace que sea frecuente el viento foehn, que cuando sopla con componente sur en primavera se vuelve muy peligroso por que las altas temperaturas aceleran el deshielo y provocan numerosos aludes.

La vegetación austriaca pertenece al imperio Holoártico. Se trata de un bosque mixto de planifolias y coníferas, con predominio del bosque caducifolio en los valles y la llanura del Danubio, y de coníferas en las montañas. Las especies dominantes son el haya, el roble, el carpe y las coníferas como el pino, demás del abedul. En las regiones montañosas aparece la pradera alpina, dominada por gramíneas.

Podemos encontrar en Austria cuatro ecorregiones: el bosque templado de coníferas, típico de los Alpes, el bosque mixto de Europa central, que se extiende por las tierras bajas del noreste, el bosque mixto de Panonia, en un pequeño reducto del este, y el bosque de frondosas de Europa occidental, en el resto del país.

En Austria el bosque tiene gran importancia, ya que protege las grandes laderas de la erosión y los aludes. Además, históricamente ha sido un recurso muy importante para la economía local, lo que unido a una profunda conciencia ambiental hace que estén muy protegidos, a pesar de la fuerte intervención humana, que los han degradado hasta hace pocas décadas.

Los suelos austriacos son fértiles, especialmente los de los valles. En general se trata de suelos aluviales ricos en nutrientes. Las regiones más grandes con suelos fértiles son las de Viena, Klagenfurt y Graz.

Categorías: Austria, Biogeografía, Climatología, Unión Europea