Geografía

Inicio Hidrografía Lagos, lagunas y embalses

Lagos, lagunas y embalses

Publicado por Santiago

Los lagos son grandes cantidades de agua que se encuentra almacenada sobre las tierras emergidas y rodeadas por ellas. Pueden ser subterráneos, cuando están dentro de las grandes cavidades cársticas, pero lo normal es que se encuentren al aire libre.

Existen lagos de tamaños muy diferentes. Los más pequeños y de menor profundidad se llaman lagunas, y pueden secarse en las épocas de estiaje. No obstante, algunas lagunas son más grandes y profundas que muchos lagos, por lo que su denominación depende de la tradición toponímica.

Commons Wikimedia: Lago Balatón (Hungría)

La mayoría de los lagos son de agua dulce, pero también los hay de agua salada, como el mar muerto, el Gran Lago Salado (EE UU), el mar de Aral y el mar Caspio. Su nombre tradicional de mares se debe, precisamente, al carácter salado de sus aguas, aunque no lo sean.

Existen dos tipos de lagos dependiendo de las características del vaso que los contiene. Cuando el área del lago no tiene salida, y se convierte en el destino de una pequeña cuenca hidrográfica estamos ante un lago endorreico. Los más característicos están por debajo del nivel del mar, aunque también existen lagos endorreicos en regiones con rocas impermeables, determinadas regiones de clima árido y buena parte de las lagunas. El resto de los lagos son exorreicos, es decir, tiene una salida por la que se renuevan las aguas.

Los lagos, sobre todo los grandes lagos, tienen características muy semejantes a los mares. Existen olas, que pueden ser más o menos grandes dependiendo de la cantidad de agua y los vientos. Los lagos no tienen mareas, porque aunque en los más grandes la Luna puede atraer las aguas no existe otra zona de donde detraerla; las mareas altas en un punto de la tierra se corresponden con mareas bajas en las regiones que están a 90º. El agua de los lagos también funciona como reguladora del clima, como en los mares.

Los lagos están alimentados por una red de ríos que le proporcionan agua. También tienen un río emisario, por el que desagua, excepto si el lago es endorreico. Su nivel depende de la alimentación de los ríos y por lo tanto del régimen de caudales que estos tengan.

Los lagos se encuentran diseminados por toda la superficie de la Tierra, pero en dos lugares son particularmente abundantes: Canadá y Finlandia. Son lagos de origen glaciar, ya que estas son las regiones de donde más tarde se retiraron los hielos tras la última glaciación.

Los lagos tienden a crear un ecosistema propio, con ciertas especies endémicas y otras propias de los lagos. La mayoría de los lagos tienen aguas someras, esto quiere decir que la luz del sol llega hasta el fondo, por lo que son muy propicios para el desarrollo de la vida, en especial de plancton y bacterias. En ocasiones esta proliferación puede llegar a tal extremo que consuman todo el oxígeno disponible en el agua. Este fenómeno se llama eutrofización del agua. En torno a los lagos aparece la vegetación de ribera propia de los márgenes de los ríos. Las especies de peces están adaptadas a las características de los lagos, especialmente en lo que a corrientes se refiere. Algunas de ellas, con cuerpos marcadamente fusiformes por estar adaptadas a las corrientes continuas de los ríos, pierden esta forma tan marcada y se vuelven más redondeadas. En general, los lagos son grandes productores de masa biológica.

Los lagos han servido a las sociedades que se han asentado en torno a ellos. La feracidad de las tierras, la riqueza de su pesca y la facilidad de las comunicaciones por agua hacen de estos paisajes un lugar propicio para el asentamiento humano. En la actualidad sus aguas sirven para el regadío, la producción de energía eléctrica, el transporte y el ocio. Pero este uso tan intensivo termina por contaminar sus aguas.

Los lagos más extensos de mundo son:

    * Caspio (Azerbaiyán-Irán-Kazajistán-Rusia-Turkmenistán) de 371.000 km²
    * Superior (Canadá-EE UU) de 82.100 km²
    * Victoria (Kenia-Tanzania-Uganda) de 68.422 km²
    * Mar de Aral (Kazajistán-Uzbekistán) de 66.458 km²
    * Hurón (Canadá-EE UU) de 59.600 km²
    * Míchigan (EE UU) de 57.800 km²
    * Tanganica (Burundi-Tanzania-Zaire-Zambia) de 32.892 km²
    * Baikal (Rusia) de 31.500 km²
    * El Oso (Canadá) de 31.153 km²
    * Nyasa (Malawi-Mozambique-Tanzania) de 29.604 km²
    * Gran Lago del Esclavo (Canadá) de 28.570 km²
    * Erie (Canadá-EE UU) de 25.667 km²
    * Winnipeg (Canadá) de 24.390 km²
    * Ontario (Canadá-EE UU) de 19.010 km²
    * Chad (Camerún-Chad-Níger-Nigeria) de 17.800 km²
    * Ladoga (Rusia) de 17.678 km²
    * Baljash (Kazajistán) de 17.250 km²
    * Maracaibo (Venezuela) de 13.300 km²
    * Bangweulu (Zambia) de 9.800 km²
    * Onega (Rusia) de 9.720 km²
    * Nicaragua (Nicaragua) de 8.624 km²
    * Titicaca (Perú-Bolivia) de 8.562 km²
    * Mar Chiquita (Argentina) de 6.000 km²
    * Sap (Camboya) de 2.590 km² (24.605 durante la estación de lluvias)
    * Poopo (Bolivia) de 2.337 km²

En otro artículo trataremos los diferentes tipos de lagos.

Categorías: Hidrografía

3 comentarios para “Lagos, lagunas y embalses”