Geografía

Inicio Geografía económica Teoría de la localización industrial

Teoría de la localización industrial

Publicado por Santiago

Cuando la Revolución industrial llegó a difundirse por toda Europa algunos geógrafos y economistas se preguntaron cuál era el mejor sitio para construir una planta industrial. Fue a comienzos de siglo XX cuando el alemán Alfred Weber desarrolló una teoría que aún sigue vigente, al menos en sus líneas básicas.

Weber estudia la localización industrial sobre un espacio isotrópico, con recursos localizados en un punto y un mercado en otro. En estas condiciones el factor fundamental para decidir la localización industrial es la distancia entre la planta de producción, los recursos y el mercado. Se considera que los recursos y el mercado ya vienen dados en el espacio, así que lo que hay que construir es la planta de producción. El lugar ideal es aquel en el que el conste del transporte es mínimo.

Industria y población asociada

La teoría estudia cuatro factores fundamentales:

    1.- la distancia a los recursos naturales,
    2.- la distancia al mercado,
    3.- los costes de la mano de obra y
    4.- las economías de aglomeración, es decir, el ahorro que se produce por instalarse donde hay otras industrias y compartir servicios.

Los dos últimos factores pueden depender de decisiones políticas. No se incluyen las fuentes de energía, aunque pueden considerarse un recurso más.

Entre las materias primas se distinguen dos tipos: los recursos ubicuos, que se pueden encontrar en cualquier parte; y los recursos localizados, que sólo se encuentran en un punto. Serán estos últimos los que determinen la localización de la fábrica.

Primer modelo

En un primer modelo Weber considera que los costes de producción son iguales en todas partes, por lo que el precio del producto sólo puede variar en función de los costes de transporte. La planta se instalará allí donde los precios de transporte sean mínimos. Para lo que hay que considerar la cantidad de recurso que se pierde en el proceso de elaboración, los cuidados especiales para el transporte y del aumento del valor añadido.

Weber representará su teoría en un triángulo, en el cual, dos vértices corresponden a los recursos y otro al mercado. Para determinar la importancia que tiene la parte de recurso que se pierde en el proceso de elaboración Weber elabora un índice de materiales. Este índice consiste en dividir el peso de los recursos utilizados entre el peso del producto elaborado. Cuanto más alto sea el índice más cerca se tendrá que ubicar la planta de los recursos. Cuanto más bajo sea más cerca del mercado.

Segundo modelo

En un segundo modelo Weber considera la importancia del coste de la mano de obra y de las economías de aglomeración. Cuando estos factores no son uniformes el ahorro que se obtiene por instalar la planta donde son más baratos puede compensar el aumento del coste de transporte.

En este modelo el triángulo de Weber aparece rodeado de círculos concéntricos que representan el coste del transporte en una área, cada círculo se llama isodapán. Si situamos un punto en el que el ahorro en los costes de la mano de obra o las economías de aglomeración es mayor que el aumento de los costes del transporte, la planta se ubicará en ese punto. El límite entre aumento de coste y ahorro se llama isodapán crítico.

No obstante, existen otros factores de localización industrial.

Categorías: Geografía económica

3 comentarios para “Teoría de la localización industrial”


  • omar romero martinez. enero 30, 2007 a las 1:29 pm

    ES DE TOTAL IMPORTANCIA LOS CONCEPTOS DE LOS CUALES PARTE LA TEORIA DE LA LOCALIZACION DE WEBER,POR LO TANTO EN LA EPOCA DE LA REVOLUCION INDUSTRIAL SE LLEGO ALA BUSQUEDA DE CAMBIOS GEOGRAFICOS Y BUSQUEDA DE OPORTUNIDADES, HAY QUE RECORDAR QUE ESTOS CAMBIOS SE BIENIERON DESPUES DE LOS MOBIMIENTOS OBREROS QUE SE PRODUCEN EN EUROPA Y EN LO PERSONAL EN RUSIA CON LO DE LA REVOLUCION VOLCHEAVIQUE, QUE ERAN LOS TIEMPOS DE ORO Y DE REEVOLUCION DE LA INDUSTRIA EN TIODAS SUS AREAS.