Geografía

Inicio Biogeografía, Francia, Unión Europea Francia: vegetación

Francia: vegetación

Publicado por Santiago

La vegetación en Francia tiene, como en los climas, dos ámbitos claramente diferenciados, el atlántico y el mediterráneo. Pertenece a la ecozona y la imperio Holoártico.

Commons Wikimedia: Paisaje Francés, con bosque y zonas cultivadas

El dominio atlántico ocupa la mayor parte del país. Se caracteriza por la existencia de un bosque de frondosas muy desarrollado pero existen tres subdominios a considerar: el atlántico-europeo, el medioeuropeo y el alpino o de montaña.

El subdominio atlántico-europeo se extiende por la mitad oeste del país: Charente, macizo Armoricano, cuenca de París y Francia central, excepto el macizo Central. Es el que está más abierto a las influencias marítimas y a los fuertes vientos del oeste que caracterizan la región. Predominan los bosque de robles, y en la zonas más húmedas los de hayas. Este bosque tiene asociadas especies de olmos, arces, abedules y algunas especies de coníferas, sobre todo el abeto. Entre las especies arbustivas destacan los avellanos, majuelos, rosales, tojo, acebo y boj. En el sector de la Aquitania encontramos un bosque mixto de transición hacia el bosque mediterráneo, con robles, encinas, castaños y pino marítimo. Este bosque se degrada, naturalmente, en la landa oceánica, donde predominan las formaciones arbustivas de brezo, retama, helecho y gramíneas. La landa aparece en las regiones con suelo más arenoso y más expuesta a los fuertes vientos, es decir cerca de la costa y en el suroeste del país.

El subdominio medioeuropeo se extiende por las regiones del norte de Lorena y las montañas medias del Jura y los Vosgos. Aquí el clima es más continentalizado, por lo que las especies vegetales deben de adaptarse a fríos más intensos e inviernos más largos. Además es un clima más lluvioso. Predominan, pues, las hayas, los robles y los arces, y como especies subsidiarias el fresno, y el abeto en las zonas más altas.

El subdominio alpino, o de montaña, se da a partir de los 1.000 metros de altitud, en las montañas de los Alpes, los Pirineos y el macizo Central. Presenta una cliserie muy bien marcada en la que en el piso montano encontramos bosques de frondosas como el roble y el haya, mezclada ocasionalmente con abetos. En el piso subalpino, que comienza aproximadamente a los 2.000 metros, encontramos bosques de coníferas: piceas, alerce, pino cembro y pino negro; que son más resistentes a las bajas temperaturas. Este piso en el macizo Central y los Vosgos se caracteriza por la desaparición de los bosques en favor de formaciones de brezos y césped. A partir de los 2.300 metros se desarrolla el piso alpino, donde desaparecen las especies arbóreas y surge, en el nivel inferior, una pradera alpina de césped, hasta desaparecer por completo la vegetación en los picos más altos.

El dominio mediterráneo se extiende por las regiones meridionales de Langueloc y Provenza. Se trata de una vegetación xerófila adaptada a la aridez estival. Predominan los bosques de encina y alcornoques en las zonas más secas y de roble en las más húmedas. Tienen un sotobosque leñoso, espinoso y aromático, con especies como lentisco, aladierno, madroño, romero, tomillo, jaras, etc. Es una región que ha sufrido muy intensamente la acción humana por lo que el bosque está notablemente degradado en formaciones de garriga y maquia, con la coscoja como especie dominante. Estamos en el ámbito preferente de la vid, aunque este es un cultivo extendido por otras regiones de Francia.

Además de las naturales en Francia son importantes las formaciones dedicadas al cultivo y la explotación silvícola con especies foráneas.

La fauna es la propia de los países templados del imperio Holoártico: herbívoros como ciervos y jabalíes; carnívoros como los tejones, zorros, linces, lobos; roedores como la ardilla y los ratones; batracios, reptiles, insectos y gusanos; aves de todas clases, etc. Es una fauna muy variada y con multitud de especies.

Categorías: Biogeografía, Francia, Unión Europea