Geografía

Inicio Geografía económica El transporte interurbano por carretera

El transporte interurbano por carretera

Publicado por Santiago

El transporte por carretera interurbano es uno de los más habituales en nuestro mundo de hoy. Da acceso, a personas y mercancías, a la mayoría de puntos del territorio. Conecta ciudades y pueblos y es básico para el transporte de mercancías pesadas y grandes contingentes de personas, aunque la mayoría de los vehículos que se desplazan por estas carreteras son pequeños: automóviles privados que transportan pocas personas.

Commons Wikimedia: Autopista Panamericana

La red interurbana de carreteras necesita que la circulación sea fluida y continua, por lo que no suele haber semáforos que detengan el tráfico. Sin embargo el tránsito está muy regulado, por lo que abundan las señales de tráfico, tanto las verticales como las horizontales que se pintan en el suelo. Son necesarias grandes infraestructuras de ingeniería: puentes, viaductos, túneles, trazados especiales, etc.

La red interurbana está muy jerarquizada, y cada tipo de vía tiene características diferenciadas. En el nivel más alto están las autopistas y autovías. Se tratan de carreteras de un sólo sentido, anchas, bien asfaltadas, con varios carriles y un arcén ancho. Es muy raro encontrar en ellas pendientes fuertes y curvas cerradas o de difícil trazado. Disponen de carriles de acceso (carril de aceleración) y abandono (carril de desaceleración) que permite incorporarse o abandonar la red sin estorbar la circulación dentro de ella. Normalmente esto requiere pequeños circuitos en torno a los accesos. En las zonas con mayores pendientes hay carriles de circulación lenta para los camiones más pesados. Es la red que permite mayor velocidad para los vehículos, en general 120 km/h, y hasta más en algunos países. Debido a esta gran velocidad están excluidos de la red los vehículos más lentos: bicicletas, ciclomotores, vehículos agrícolas, etc. El transporte de vehículos especializados y de grandes dimensiones (excavadoras, vehículos pesados, etc.) ha de hacerse subidos a grandes camiones y con medidas especiales.

La diferencia entre una autopista y una autovía es que la autovía es una inversión pública y la autopista privada, por lo que normalmente se cobra un precio por su uso. Para ello se disponen, en las entradas o salidas de la autopista, de peajes, donde el vehículo debe detenerse para pagar. En algunas autopistas modernas los medios informáticos permiten el cobro del peaje sin necesidad de hacer detener el vehículo. Conectan los lugares más dinámicos de los países, los más ricos y las zonas turísticas.

En un nivel inferior están las carreteras nacionales y estatales. Conectan todas las ciudades y pueblos importantes. Son carreteras de dos sentidos, bien asfaltadas, anchas y con uno o más carriles por sentido. Pueden tener pendientes fuertes (de hasta el 15%) y curvas cerradas y difíciles que hay que tomar con precaución. En las pendientes tienen un carril de vehículos lentos. Disponen de un arcén ancho, aunque puede desaparecer si hay carril lento. Pueden tener zonas de cruce entre carreteras de sentido diferente. Estos cruces normalmente se resuelven con rotondas, aunque en ocasiones es necesario hacer un stop, con lo que se para la circulación del vehículo. También tienen conexiones con redes de nivel superior o inferior. Estas carreteras permiten la circulación de todo tipo de vehículos, incluidas bicicletas, ciclomotores, vehículos agrícolas y peatones (que deben transitar por el arcén de la izquierda). La velocidad permitida suele ser menor que en las autopistas. Son carreteras construidas y mantenidas por el Estado, y por lo tanto de uso público y gratuito. El transporte de maquinaria industrial y especializada se ha de hacer en las mismas condiciones que en las autopistas.

En un nivel inferior están las carreteras locales y comarcales. Estas son las carreteras que conectan todos los pueblos, por pequeños que sean, y lo difícil que sea el trazado (al menos en los países desarrollados). El asfalto es regular o malo, las pendientes también pueden llegar al 15% de desnivel y las curvas pueden ser muy cerradas y difíciles. A pesar de esto no existen carriles de vehículos lentos. Son carreteras de doble sentido, sin arcén y más estrechas de lo normal, por lo que el cruce de los vehículos más pesados es muy comprometido. En las más estrechas es comprometido el cruce de dos vehículos cualquiera. En la red encontramos cruces de carreteras de diferente dirección, que hace necesario un stop. Las rotondas sólo aparece en las inmediaciones de las ciudades. La velocidad permitida en estas vías es inferior a las de las otras carreteras. En zonas llanas y con grandes rectas el firme está ligeramente ondulado para evitar que los usuarios alcancen grandes velocidades. Estas carreteras permiten la circulación de todo tipo de vehículos, y también de peatones y ganado. Muchas de estas carreteras se han hecho asfaltando vías pecuarias y agrícolas, por lo que tienen servidumbres de paso, es decir, en ellas es el ganado quien tiene la preferencia.

En el transporte interurbano por carretera hay que diferenciar los distintos tipos de vehículos. Existen tres tipos fundamentales, el vehículo privado para el transporte de personas: el más habitual, el transporte colectivo de personas (autobuses), y el transporte de mercancías, que pueden ir desde vehículos de media carga (furgonetas) a los más grandes camiones, para el transporte pesado. Normalmente el transporte es discrecional, pero en el transporte de viajeros en autobuses existen líneas regulares que conectan unas poblaciones con otras. Otro tipo de vehículos más lentos (bicicletas, ciclomotores, maquinaria agrícola e industrial, etc.) necesitan tomar ciertas precauciones.

La densidad el tráfico en las vías interurbanas es irregular. Suele ser muy intensa en torno a las ciudades y muy inferior en las menos densamente pobladas. En ocasiones se producen fenómenos de congestión que paran la circulación dentro de la red. Las mejores condiciones de la red suele estar en el tramo intermedio, donde las características de la red ha de mantenerse para garantizar la conexión entre ciudades, pero la densidad de la población que la usa es menor.

Categorías: Geografía económica