Geografía

Bulgaria: Economía

Publicado por Santiago

La economía búlgara ha sufrido un proceso de transición de un modelo socialista a un modelo de mercado muy duro, y no siempre exitoso, pero en constante progreso. A pesar de que en la actualidad pertenece a la Unión Europea, gracias a un desarrollo sostenido, aún está muy lejos de la media europea. Su Índice de desarrollo humano es de 0,825, alto a nivel mundial pero bajo para Europa.

Commos Wikimedia: Sofia (Bulgaria)

La agricultura es un sector que aporta poco al PIB, sobre el 4% y tampoco acoge a muchos trabajadores, sobre el 7,5% de la población activa. La industria aporta el 29% del PIB y acoge al 35,5% de la fuerza laboral, y los servicios suponen el 67% de PIB y el 57% de los trabajadores. Como se ve, aunque el sector agrícola tiene un peso mayor que en los países desarrollados, Bulgaria ha transformado su economía de manera muy importante.

La agricultura ocupa casi el 40% del territorio, aunque tras la incorporación a la Unión Europa las explotaciones se han vuelto más productivas y este porcentaje tiende a bajar. Los principales cultivos búlgaros son el trigo, el maíz y la cebada, cultivadas en la mitad norte, y el algodón, el girasol, la soja y la remolacha azucarera, cultivadas en el centro-este. También son importantes los cultivos de tabaco, hortalizas y frutas.

Los bosques cubren un tercio del país, sobre todo localizados en las montañas del suroeste, y la mayor parte de los que se explotan son cultivos de coníferas que alimentan la industria del papel y del mueble.

La cabaña ganadera es muy importante, y se beneficia de la abundancia de pastos en las estepas. La más importante es la cabaña ovina, seguida de la porcina y la bovina. Se extiende por todo el país, pero con mayor presencia en la mitad norte. En el sur destaca la apicultura y los gusanos de seda.

Bulgaria tiene numerosos recursos de lignito, repartidos por todo el país, hulla y antracita. Tiene pequeños yacimientos de petroleo y gas natural, que no dan para las necesidades del país. Los recursos hidroeléctricos son pocos. La mayoría de la electricidad del país se produce en la central nuclear de Kozlodui, y en centrales térmicas de ciclo combinado.

Entre los minerales no energéticos destacan el hierro de Gintsi, el cobre de la cuenca del sistema Central, el cinc, el plomo y el manganeso.

La industria búlgara está en pleno proceso de reconversión, desde unas fábricas obsoletas hacia otras mucho más modernas y productivas. Destaca el centro siderometalúrgico de Sofía, con los centros de Pernik y Kermikovtsi. En Plovdiv destaca la industria de aparatos eléctricos, y en Karlovo la mecánica: tractores, automóviles, etc. Bulgaria se está beneficiando de una política de localización de las grandes multinacionales, gracias a los bajos precios de la mano de obra y de estar dentro de las fronteras de la Unión Europea.

También existe una importante industria del vidrio, y químicas, farmacéuticas, textil, agroalimentaria, etc. Sofía sigue siendo el principal centro industrial aunque se disemina por todo el país.

Los servicios están alcanzando los estándares de los países desarrollados. Las comunicaciones: carreteras, vías, aeropuertos, etc., están en pleno proceso de modernización, gracias a los fondos de la Unión Europea. El comercio exterior es importante, ya que su industria es más productiva que la demanda interna. Sus principales socios comerciales son los demás países de la Unión Europea y Turquía. El turismo es modesto pero en crecimiento, gracias a lo barato de la vida. Las costas del mar Negro son muy apetecibles en verano, así como los cruceros por el Danubio y las ciudades históricas: Sofía, principalmente.

Categorías: Bulgaria, Geografía de la población, Geografía económica, Unión Europea