Geografía

Inicio Climatología La humedad y la lluvia: efectos barrera y foehn

La humedad y la lluvia: efectos barrera y foehn

Publicado por Santiago

Una masa de aire, además de por su temperatura, se caracteriza por su humedad. Se distinguen dos tipos de humedad: la humedad absoluta y la humedad relativa. Para entender la diferencia entre ambas pensemos en un tazón de leche al que le queremos añadir azúcar o polvos de chocolate. A poco que observemos, nos daremos cuenta de que cuanto más caliente esté la leche más fácil se disuelve el azúcar, y más azúcar podemos echar para que se disuelva. Pues bien, la relación entre la cantidad de agua de la atmósfera y la temperatura de una masa de aire es similar.

Volcán Koryaksky con efecto barrera

1.- La humedad absoluta es la cantidad de agua por metro cúbico que contiene el aire, y se mide en gramos por metro cúbico.

2.- La humedad relativa es la capacidad del aire para absorber agua; la relación entre la cantidad de agua que contiene el aire y la que puede contener antes de saturarse. Se mide en tantos por ciento.

Se considera que una masa de aire está saturada cuando la humedad relativa es del 100%. En ese momento, el agua que ya no puede contener el aire comienza a condensarse en las partículas de polvo y otros sólidos que encuentra en el ambiente, formando nubes, gotas de agua que cuando son lo suficientemente grandes precipitan en forma de lluvia. Esta capacidad depende de la temperatura. Para una misma humedad absoluta, la humedad relativa aumenta cuando desciende la temperatura. Las masas de aire pierden temperatura a medida que ascienden y la gana cuando descienden, por lo que sólo puede llover cuando el aire asciende. Una masa de aire saturada, o cercana a la saturación, es una masa de aire húmeda de la que las plantas pueden aprovechar su agua sobrante.

Los efectos de la relación entre temperatura y humedad son trascendentales en los medios de montaña. A medida que una masa de aire, con una humedad absoluta constante, asciende por la ladera de una montaña se va enfriando, y por lo tanto va aumentando su humedad relativa. Llega un momento en que esta humedad alcanza el 100%, forma nubes y termina lloviendo. A este fenómeno se llama efecto barrera, y es el responsable de que esa ladera sea más frondosa y verde que la contraria. Si la masa de aire continuara ascendiendo ya no precipitará, porque se habría desprendido de su cantidad de agua.

Efectos barrera y foehn

Cuando la masa de aire traspasa las cumbres comienza a bajar, calentándose en el camino, reduciendo su ya escasa humedad, y ganando velocidad. Se forma, así, el efecto foehn; y cuando la diferencia entre las cumbres y el fondo del valle es muy importante, genera un viento fuerte, seco y desagradable, capaz de hacer subir la temperatura más de 20 ºC en unas pocas horas.

Categorías: Climatología

Un comentario para “La humedad y la lluvia: efectos barrera y foehn”