Geografía

Inicio Climatología Ciclones tropicales y huracanes

Ciclones tropicales y huracanes

Publicado por Santiago

El meteoro más poderoso que se da en el planeta es el huracán. Se llama huracán en el Atlántico, tifón en el Pacífico norte, ciclón en la bahía de Bengala y en el océano Índico norte, willy-willy en Australia y baguío en Filipinas, pero es el mismo fenómeno. No obstante, el término genérico para todos es el de ciclón tropical, que recibe diversos nombres dependiendo de la velocidad de los vientos: depresión tropical, por debajo de los 63 km/h, tormenta tropical, entre los 63 y los 118 km/h, y huracán, más de 120 km/h. Estas velocidades se refieren a la media de las velocidades del viento sostenidas, por lo que puede haber rachas de viento mucho mayores y otras menores. Dentro de la estructura del huracán se forman tornados, como puntos de velocidad máxima.

Commons Wikimedia: Huracán Katrina

Así pues, un huracán no es otra cosa que una baja presión en regiones tropicales y de gran potencia, pero ¿porqué y dónde se forman los ciclones tropicales? En primer lugar hay que advertir que a las regiones tropicales llegan, ocasionalmente, los sistemas de bajas presiones con masas de aire frío, bien sea en superficie o en altura, y estas diferencias de temperaturas desencadenan ciclones tropicales. Además, recurrentemente se dan ondas tropicales. Estas ondas se forman por las ondulaciones que tienen los alisios. Así pues, los huracanes se forman en la regiones tropicales y preferentemente en la sección occidental de los anticiclones. Estas ondas tienden a adoptar una rotación ciclónica. Las ondas tropicales se convierte en ciclones si se dan las siguientes condiciones:

    1.- que las aguas del océano en las regiones tropicales estén calientes, por encima de los 26 ºC y en los 15 primeros metros de profundidad. Eso ocurre preferentemente desde mediados de verano, pero en ocasiones las encontramos ya durante la primavera. Esta es la temporada de huracanes, cuando la humedad del aire es mayor.
    2.- que en altura los vientos sean débiles y no cambien de dirección ni velocidad.

La interacción entre los vientos de las ondas tropicales y las aguas calientes del mar desatan gran energía y comienza el proceso de formación de un ciclón tropical. Los vientos se dirigen a un punto sobre el que dan vueltas, y ascienden, lo que forma gran cantidad de nubes, ya que la masa de aire sobre la que se desarrolla tiene carácter marino y es muy cálida. De esta manera se forma, a la manera de las tormentas, lluvias torrenciales y gran aparato eléctrico. Las nubes se elevan muchos kilómetros en la atmósfera, hasta, incluso, sobrepasar la tropopausa. Y así llegan a aparecer nubes en la estratosfera.

Cuando la potencia del ciclón tropical es suficiente adopta una estructura típica, en la que reconocemos al huracán. Se trata de una superficie nubosa que se extienden entre 80 y 600 kilómetros. Distinguimos tres zonas: las bandas nubosas, el ojo del huracán y la pared del ojo. Las bandas nubosas se mueven en forma espiral en torno a un centro, a mayor velocidad cuanto más al centro se encuentran. Si velocidad del viento aumenta a medida que nos acercamos al centro, el mismo centro, llamado ojo del huracán, es un sector de calma y sin nubes. Esto sucede porque el centro es uno de los caminos por los que la masa de aire desciende. Puede tener entre 30 y 65 kilómetros de diámetro. El contacto entre la zona de clamas y los vientos más violentos aparece como una pared nítidamente definida. La pared del ojo está formada por los vientos más fuertes y una gran cantidad de nubes.

Una de las peculiaridades del movimiento de los vientos dentro del huracán es que en altura se mueven de manera opuesta a la superficie. Así, en el hemisferio norte, los vientos en superficie tienen sentido horario (ciclónico) y en altura sentido antihorario, es decir anticiclónico, lo que empuja el aire hacia abajo, tanto por las paredes externas del huracán como por su ojo.

Los huracanes mantienen su máxima potencia mientras existan las condiciones que lo alimentan, es decir sobre un mar cálido. En cuanto el huracán toca tierra reduce su velocidad rápidamente, tanto porque se pierden las condiciones de alimentación como porque el rozamiento del viento contra la superficie terrestre es mayor que sobre el agua, y los vientos pierden velocidad.

Además del movimiento dentro del huracán este tiene un desplazamiento. Los huracanes se mueven con los vientos dominantes, es decir de este a oeste en las latitudes tropicales, con los vientos alisios y de oeste a este en las latitudes medias, con los vientos del oeste. Si bien es cierto que los huracanes que llegan a latitudes medias son muy pocos, y llegan muy debilitados.

Los huracanes se clasifican en función de la velocidad media sostenida de sus vientos. La más famosa es la escala Saffir-Simpson, que establece cinco categorías. Lo catastrófico que sea un huracán depende de su categoría, de los lugares por donde pase y del tiempo que permanezca sobre la zona. Si el huracán sólo afecta al mar será menos catastrófico que si incide en la costa.

Según la escala Saffir-Simpson los huracanes de categoría 1 tienen una velocidad media de entre 118 y 150 km/h, los de categoría 2 entre 151 178 km/h, los de categoría 3 entre 179 y 209 km/h, los de categoría 4 entre 210 y 249 km/h y los de categoría 5 más de 250 km/h.

Los huracanes que llegan a tierra pueden provocar daños por los fuertes vientos, las lluvias torrenciales, las inundaciones, el aumento del nivel de la marea y la formación de los tornados que lo acompañan. Los vientos huracanados son capaces no sólo de generar grandes olas, si no de, incluso, desplazar buena parte de la superficie marina provocando mareas altas.

Los huracanes son grandes estructuras atmosféricas fáciles de detectar y de predecir su movimiento, con lo que es posible prevenir a la población. Por su excepcionalidad tienen un nombre. Cada zona tiene sus listas, entre dos y seis, que se aplican a las tormentas tropicales a medida que van apareciendo. Cuando un huracán es significativamente destructivo se saca su nombre de la lista y es sustituido por otro.

Commons Wikimedia: Zonas en las que se producen huracanes

Categorías: Climatología

Un comentario para “Ciclones tropicales y huracanes”