Geografía

Inicio Hidrografía Ciclo hidrológico

Ciclo hidrológico

Publicado por Pablo Guerrero

El conocido astrónomo y divulgador científico Carl Sagan relató hace tiempo que la tierra tenía características similares a las de un punto azul pálido. Las numerosas imágenes que se obtuvieron de la tierra vista desde el espacio con el tiempo fueron fundando esta metáfora. Estas imágenes nos brindan la posibilidad de observar como nunca antes a nuestro planeta y analizar todos sus terrenos y también sus océanos, mares, ríos y lagos azules, inclusive los grandes glaciares y las nubes.

El agua puede ser encontrada en el planeta tierra en estado sólido, líquido o en forma de vapor. El cambio de estados puede depender de diversos factores como la radiación solar, que produce una evaporación del agua, la transforma en vapor y así trasvasa los entre los diferentes reservorios. Este proceso es conocido como ciclo hidrológico e involucra un gran intercambio de materia y de energía entre la atmósfera, los océanos y la tierra firme.

Este ciclo es el principal aporte que tiene el planeta tierra para que el agua se encuentre en constante redistribución en todo el planeta y asumiendo diferentes estados. Esta redistribución no es pareja en todo el planeta y varía según el tiempo, sin embargo es la encargada de que el agua dulce llegue a zonas habitadas y pueda ser potabilizada. Durante miles de años este proceso ha sido el encargado de proveer de agua para las civilizaciones.

El principal accionar de este ciclo es la evaporación del agua que se genera gracias a la energía solar, así el agua pasa de estar en estado líquido a ser vapor, lo que al subir a la atmósfera y producto de la gravedad se traduce en lluvia y precipitaciones. Una vez que el agua cae vuelve a los océanos y si se encuentra en zonas frías o polares pasa a tomar estado sólido.

A continuación presentamos y explicamos las tres fases que componen el ciclo hidrológico:

1) Evaporación: El agua pasa de su estado líquido a vapor debido a la acción del sol sobre ella, que le genera calor. El vapor sube a la atmósfera y pasa a formar parte de las nubes que normalmente vemos en el cielo. El agua tiene la capacidad de pasar entre sus tres estados posibles continuamente y sin perder sus propiedades.

2) Precipitaciones: Una vez que el agua forma parte de las nubes la gravedad la atrae hacia la tierra hasta que el peso mismo del agua hace que caiga en forma de lluvia, nieve o granizo, dependiendo la zona y la época del año. Las lluvias ayudan a llenar lagos y ríos.

3) El agua que ha caído en forma de lluvia penetra en las pequeñas grietas del terreno hasta las napas. Parte de esa agua es bebida por las civilizaciones y además colabora en la nutrición de las plantas y los paisajes, manteniendo vivas las plantas. En el caso de la nieve y el granizo la filtración suele tardar meses en zonas muy frías ya que el agua permanece congelada con temperaturas menores a los cero grados centígrados.

Categorías: Hidrografía