Geografía

Inicio Geografía general La Fosa de las Marianas

La Fosa de las Marianas

Publicado por Diego Penzo

La Fosa de las Marianas representa el punto oceánico más profundo del planeta. Se encuentra ubicado en el Pacífico oeste, a escasos kilómetros de las islas del mismo nombre, no lejos de Guam. El punto máximo de la fosa es el Abismo Challenger, cuya profundidad estimada oscila los 11 kilómetros.

En cuanto al largo de la Fosa de las Marianas se estima en alrededor de 2.550 kilómetros, mientras que el ancho llega apenas a 69. En la parte más profunda de la fosa la presión llega a ser casi mil veces más fuerte que la que existe a nivel del mar. Por otro lado, la temperatura oscila entre los 1° y 4° centígrados.

Contrarío a lo que podría pensarse, la fosa no es la zona marítima más cercana al centro de la tierra. Esto debido a que el planeta no es una esfera perfecta. Es por ello que existen sitios en el océano Ártico que son más próximos a este punto de referencia.

La Fosa de las Marianas cuenta con estas particulares características debido a su ubicación, donde converge la placa tectónica del Pacífico con la de las Marianas. Son las fuerzas de subducción de la primera las que la conducen en dirección al centro de la tierra. Son además estas poderosas cargas energéticas las responsables de la existencia de las islas volcánicas Marianas.

El descubrimiento de la Fosa de las Marianas ocurrió a finales del siglo XIX, durante la expedición inglesa Challenger, la cual duraría desde 1872 hasta 1876. Sin embargo, la existencia del Abismo de Challenger sería dada a conocer en 1899, durante la expedición conocida como Challenger II. Esta última fue realizada con equipos de navegación por sonido, sin sumergibles.

Han sido muchas las exploraciones posteriores, desde soviéticas hasta japonesas. Recientemente científicos del Instituto de Geofísica y Planetología de Hawai han descubierto en la Fosa de las Marianas otro abismo que podría ser igual e incluso mayor que el Challenger. No obstante, lo estudios siguen en marcha.

Se han llevado a cabo varios descensos exitosos en hasta los confines de la Fosa de las Marianas. El primero se llevó a cabo en 1960 con el sumergible Trieste, el cual tocó fondo a una profundidad calculada en 10.916 metros. Este año también ocurrió una iniciativa sumamente publicitada llevada a cabo por el célebre director de cine norteamericano James Cameron, quien logró visitar las profundidades de la fosa en el sumergible Deepsea Challenger. La operación fue patrocinada por la Fundación National Geographic y la marca Rolex.

El famoso emprendedor inglés Richard Branson también ha patrocinado planes para la exploración de esta interesante formación oceánica.

Como ha ocurrido con otras fosas marítimas, se ha propuesto en varias ocasiones convertir esta locación en un depósito de desechos nucleares, con la esperanza que las fuerzas de subducción los lleven bajo el manto terrestre. Afortunadamente estas prácticas están prohibidas por la ley internacional. Además, las zonas de subducción de placas son asociadas con mega sismos, cuyos efectos podrían ser impredecibles y posiblemente adversos a la seguridad de dichos depósitos.

Categorías: Geografía general