Geografía

Inicio Geografía general Fisura volcánica

Fisura volcánica

Publicado por Pablo Guerrero

Se llama fisura volcánica a la hendidura volcánica de forma lineal que emite lava, aunque sin actividad explosiva.

La fisura suele tener un ancho de pocos metros y un largo de varios kilómetros, y suelen formar cauces de basalto y canales de lava. Su dificultad de reconocimiento desde el suelo o desde el espacio se debe a que no poseen una caldera central y la superficie es, generalmente, plana. A su vez, el volcán suele ser tomado como una grieta en el lecho marino o en el suelo y las fisuras rellenadas con lava endurecida. La erosión trabaja sobre los alrededores de la fisura y la masa de lava permanece en la superficie, actuando como un dique. Las fisuras son encontradas en zonas rift o a lo largo de estas, como en Islandia o el Gran Valle del Rift de África.

Las fisuras volcánicas en Islandia son, en general, fisuras largas y paralelas al rift, en el punto donde se bifurcan las placas litosféricas. Es frecuente que algunas erupciones se produzcan en fracturas paralelas a distancias de cientos de metros de las primeras fisuras, dando a la zona el aspecto de una meseta de lava en lugar de el de una elevación volcánica. Las fisuras de Laki produjeron la erupción de flujo basáltico más importante en la historia en 934 a.C., durante la erupción del Eldgjá, en la cual se liberaron 19,6 km3 de lava.

En los volcanes hawaianos, las fisuras volcánicas radiales producen las llamadas “cortinas de fuego”, que se presentan como fuentes de lava que emanan de una sección en las fisuras, algunas de estas produciendo conos de escoria y cráteres. Los fragmentos calientes y plásticos que forman los conos de salpicadura se sueldan entre ellos, mientras que los de un cono de escoria se mantienen separados debido a su escasa temperatura.

Erosión:

Se llama erosión a la degradación y a la movilización por medio de agentes dinámicos (agua, hielo, temperatura o viento) de sustratos y materiales del suelo. La erosión puede afectar tanto a las rocas como al suelo, y se produce cuando hay movimiento de partículas, factor que difiere de la meteorización, que implica la disgregación de rocas. La erosión es un fenómeno constante en el ciclo geográfico y el material erosionado puede estar compuesto por los siguientes elementos:

– fragmentos de rocas provenientes de la meteorización mecánica (gelifracción, termoclastia, etcétera) o ser generados por la abrasión mecánica de la acción de las aguas, el viento o los glaciares;

– suelos, especialmente aquellos que han perdido su cubierta vegetal por acciones de tala, incendio o sobrepastoreo.

La erosión de los suelos es un fenómeno natural y progresivo, que a pesar de tomar varios años, se desarrolla en forma frecuente y constante. Este tipo de erosión, llamada erosión geológica, es producto de la acción de la lluvia, el frío, la nieve, el calor y el viento. En los climas áridos, el calor que quiebra el suelo y el viento que transporta los granos de arena, forman montes y dunas de escasa altura.

Categorías: Geografía general