Geografía

Desfiladero

Publicado por Pablo Guerrero

Conceptualización

Un desfiladero es una abertura estrecha y alargada como una garganta que se encuentra entre montañas y que en algún tiempo remoto fue el cauce de aguas fluviales.

También recibe el nombre de paso de montaña, garganta, puerto, paso, hoces o abras, según las dimensiones que lo caractericen en determinada región.

Formación

Precisamente, su forma es similar a la de un cauce seco de arroyo está vinculada a que su génesis se halla en la erosión que durante eras geológicas pasadas provocaron las aguas fluviales en esa zona kárstica o cubierta de piedra caliza.

Cuando esas aguas chocaban contra grandes elevaciones o duros obstáculos (como montañas, por ejemplo), se iban abriendo paso construyendo poco a poco una brecha en la roca.

Más adelante, estos cauces se fueron secando y conformaron lo que hoy conocemos como desfiladeros. Es un proceso que responde a distintas actividades naturales como el fenómeno de captura del río original u otro proceso parecido, tal como se observa en Ciudad Encantada (Cuenca, México). Una situación similar de secamiento se da en los canales de desagüe de torrentes, ramblas y barrancos.

También hay casos en los que los ríos forman curvas en meandros encajados, que son aquellos que han sufrido un socavamiento muy importante como consecuencia de la continua erosión hídrica. En estas situaciones se suele llamar “hoz” a un desfiladero, tal como las hoces del Duratón (en Segovia, España).

Cabe aclarar que, si bien en general los desfiladeros existen en terrenos calizos, también suelen estar en terrenos de otros tipos de rocas sedimentarias, como areniscas y cuarcitas.

La erosión fluvial como factor determinante

El agua de los continentes suele discurrir con frecuencia tal como lo hacen los ríos sobre la superficie de la tierra, o bien en forma de corrientes subterráneas (o freáticas) produciendo una continua fricción contra los materiales sedimentarios y erosionándolos. A su vez, mientras el agua sigue corriendo arrastra con todos los residuos resultantes, los transporta en dirección a las zonas más bajas del relieve y los deposita en distintos espacios. De esta manera se conforman plataformas sedimentarias como terrazas fluviales, conos de deyección y demás accidentes geográficos. Simultáneamente, el agua que discurre en las corrientes fluviales genera cascadas, grutas, meandros, deltas, estuarios, etcétera. Todos estos procesos en su conjunto terminan configurando paisajes y abasteciendo el medio ambiente de una belleza superior.

Ahora bien, también suele suceder que estas mismas aguas experimenten una fuerte crecida y provoquen grandes inundaciones en zonas bastante extensas, con consecuencias nefastas para la población del lugar: víctimas fatales, desastres económicos son los derivados, en especial si los habitantes siguen estableciéndose a orillas de ríos, lagos y manantiales, con el propósito de asegurarse el suministro de agua.

Valor histórico y estratégico

Son muchos los desfiladeros a los que la historia les ha conferido un valor estratégico por haber servido de medio de comunicación entre ciudades. Entre ellos podemos reconocer: Azincurt (Francia); La Puerta y La Puerta de Guarapiche (Venezuela); Siq (Petra, Jordania); Terradets (Noguera Pallaresa, España); Termópilas (Grecia); Los Gaitanes (España); Pancorbo (España); entre otros.

Categorías: Geografía general